Press "Enter" to skip to content

El coronavirus jaquea a los cuatro eventos culturales más importantes del año

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

La crisis sanitaria y la incertidumbre respecto al futuro inmediato abren un signo de interrogación con respecto a la Feria del Libro, la Fiesta del Chorizo Seco, la ExpoVinos y la Fiesta del Caballo.

La pandemia del coronavirus puso pausa a la vida del planeta. En Argentina, la crisis sanitaria lleva ya más de 40 días y no hay certeza acerca de cuándo el curso de la rutina de las poblaciones y las instituciones podrán recuperar su estado de normalidad.
Las actividades culturales y los eventos de concurrencia masiva sintieron con dureza el impacto de la Emergencia Sanitaria. Desde su declaración, días antes de que el Presidente Alberto Fernández decretara el aislamiento social obligatorio, teatros, clubes, salas y lugares de esparcimiento se encuentran cerrados hasta nuevo aviso.
El freno a los acontecimientos recreativos y culturales no se siente únicamente en el aquí y ahora, sino que atraviesa la delgada línea entre el presente y el futuro, debido a que todos los esfuerzos de planificación y organización también se vieron afectados por la pandemia.
En Bragado, todos los eventos tradicionalmente programados de aquí a fin de año acusarán el golpe y con cada hora que se extingue crecen los temores por la posible llegada de la decisión menos deseada: la suspensión.
El municipio aún no ha fijado un horizonte temporal con respecto a la situación de los eventos masivos, a diferencia de otros distritos que ya han decidido que no habrá retorno a las actividades culturales al menos hasta septiembre.
En el plano local, un escenario similar significaría la postergación o, al menos, la reprogramación de la XIII Feria del Libro, que se viene realizando con éxito en la bisagra entre los meses de julio y agosto. «Yo tengo un sueño y es que la Feria esté el futuro en la agenda de todas las familias bragadenses, así como la Doble Bragado y la Fiesta del Caballo. Y eso va a ocurrir muy pronto», había exclamado el intendente Vicente Gatica, en ocasión de la apertura de la muestra, en su edición de 2018.
Las expectativas apenas se mantuvieron durante algo más de un año: el inicio de 2020 se cobró la realización de la prueba de ciclismo de ruta, por dificultades económicas, y la suerte de la fiesta tradicionalista mayor, que debe realizarse en octubre, dependerá de lo que dictaminen las autoridades nacionales de Salud.
«A juego que tiene revancha, no hay que tenerle miedo», exclamó el año pasado el presidente de la Comisión Organizadora de la Fiesta, Juan Figueras, segundos antes de iniciar el desfile de delegaciones y tres días después de que las bajas temperaturas, el viento y las lluvias, propiciaran un duro castigo a sus ilusiones de encabezar una fiesta soñada, en su primer año al mando.
A hora, al comportamiento caprichoso e impredecible del tiempo se suma el escollo del «enemigo silencioso» del COVID-19, tal como lo graficaron desde el primer momento las autoridades nacionales.
Tampoco parece alentadora la situación en la comunidad de Comodoro Py, en donde ya desde mayo comienzan habitualmente los preparativos para la Fiesta del Concurso del Chorizo Seco, que desde 2002 se celebra a mediados de agosto.
Hacia estas alturas del año, la Comisión del festival organizado en conjunto por el Club Agrario y la Biblioteca Popular Florencio López se dispone a planificar la contratación de los artistas, encargar los cerdos para el faenado, la organización de las carneadas y la compra de insumos. Además, según explican desde la organización, los chorizos secos que se exponen a la venta en el evento «necesitan tiempo de secado para la elaboración, con gente trabajando en un lugar cerrado», un escenario que entra en colisión con las estrictas normas preventivas vigentes en tiempos de pandemia.
«Por el momento no se ha definido nada, pero hay que estar preparados para aceptar que no se pueda realizar este año», advirtió a La Voz Andrea Gómez, delegada de la localidad.
El mismo fin de semana, pero en el Salón Blanco de la Municipalidad, tiene su epicentro la feria ExpoVinos, que en 2020 cumplirá quince años, si finalmente la crisis se disipa a tiempo y permite su celebración. Por lo pronto y aunque consciente de que la cuenta regresiva no juega del todo a favor, su organizador, Sergio Cerro, sigue trabajando con el objetivo de «ofrecerles a los bragadenses y a los turistas un gran evento».
«La ExpoVinos cumple 15 años y si bien hay que esperar a que esto pase y se normalice, ya venimos trabajando para que sea un gran evento y espero que se pueda hacer este año», aseguró Cerro a La Voz, sin ánimos de rendirse ante las circunstancias adversas. Al igual que sus colegas emprendedores y los referentes de las instituciones organizadoras de las diferentes fiestas locales, sólo tiene a mano la opción de esperar un guiño favorable del destino.

Incertidumbre. La ExpoVinos de Sergio Cerro, la Fiesta del Caballo, la Fiesta del Chorizo Seco de Comodoro Py y la Feria del Libro dependen de la salida de la crisis sanitaria por coronavirus.
Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin