Press "Enter" to skip to content

Cómo son los días en el Hogar San Vicente

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Virginia Fernández Llorente valoró que en la institución donde es responsable no se dio ningún caso de COVID-19 y lamentó que están «bastante complicados de plata, otra vez».

Ellos se merecen lo mejor. Después de tanto andar, el cariño y la comodidad ahí no se negocian, porque saben que eso cura el alma. El presente no tiene nada que ver con lo de hace meses, pero todo es para que no corran peligro.
Son los abuelos del Hogar San Vicente de Paul y un presente que la presidenta de la comisión, Virginia Fernández Llorente, detalló en el programa radial Mañanas en orsai.
«Yo he tenido que tomar decisiones que nunca las hubiese tomado», comenzó con la mente en las medidas preventivas. La primera fue cortar las actividades recreativas que allí se desarrollaban y siguió la prohibición de ingreso a los acompañantes de personas postradas.
Si bien tienen a mano un gran número de pasatiempos, los abuelos se entretienen con la radio y la televisión. Así se enteran de todas las malas noticias que genera el coronavirus. Por eso, comentó que «están asustados».
El protocolo del lugar también establece controles de temperatura a las personas que ingresan, la suspensión del comedor y el lugar de usos múltiples y la protección para personal. Lo definió como «muy estricto» y valoró que hasta ahora no se dio «ningún caso grave».
Según aclaró, está tranquila porque cuenta con el asesoramiento de la Sociedad San Vicente; Silvia Vera, del Hogar San Luis; y Karina Caballero, titular de Asuntos Legales.
Y, como no podía ser de otra manera, destacó la colaboración de Teresa Ortega de Molina, el enorme trabajo llevado adelante por el personal y el apoyo de los vecinos.
El amor es grande y lo puede casi todo. Lo otro se debe comprar y ahí aparece una gran complicación. «Estamos bastante complicados de plata, otra vez», reconoció.
El hogar necesita de todos y hasta allí se pueden acercar alimentos, alcohol y demás artículos de limpieza. «Bienvenido sea. Se los agradecería con el alma», redondeó Fernández Llorente.

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin