Press "Enter" to skip to content

La Calle

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

La frase de hoy: “Bomberos voluntarios y cantores populares, son esenciales”.

Es que en este día serán tema callejero, por imperio de los recuerdos, el reconocimiento y la necesidad de mantener en vigencia la importancia de ambos. La Calle evocará la figura de Horacio “Cacho” YAFFALDANO, que en un día como hoy estaría cumpliendo años… Pese a la resistencia de creer en su ausencia.

Vvvvvv

Los Bomberos Voluntarios celebran hoy su DÍA, con actos que desde lejos y con cariño general, han de recibir por parte de todos los vecinos. Ellos siempre están, para lo que sea, siendo el símbolo de lo que significa estar al servicio de la gente, aun superando sus propias dificultades. ¡Felicidades y gracias por tanto!
Vvvvvv

“Cacho” Yaffaldano supo abrirse paso en la vida, con voluntad propia y el apoyo de su familia, desde la infancia y después a partir de su propia construcción. El fútbol fue pasión que trasmitió a los hijos; el canto nativo alimentó su amor por temas que los oyentes sintieron como propios a partir del sentimiento puesto en la emoción que expresaba. Su extenso camino ligado al diario, es finalmente, algo que determinó haciéndolo acreedor a este lugar siempre presente.
Vvvvvv

En cada salida, respondiendo invitaciones, llevaba a su amiga, la guitarra, capaz de acompañar a los temas que supieron de un largo recorrido. Es posible que a la hora de elegir sus autores preferidos, Yaffaldano se inclinara por don Horacio Guarany y Daniel Altamirano. En un festival realizado en el antiguo teatro Odeón, dejó testimonios válidos que acompañan la nostalgia y alivian la pena.
Vvvvvv

Las canciones no evitaron que siguiera trabajando. Los cantores no son de hacerse millonarios, como no sea de amigos fieles para siempre. “Cacho” trascendió fuera de los límites de Bragado. Actuaciones en Buenos Aires, demostraron que estaba cerca del profesionalismo. Alguna vez, acompañado por el periodista Ampelio Liberali, supo cantar en Radio El Mundo, lo que fue un nuevo testimonio a su trayectoria.
Vvvvvv

Las antiguas linotipos, capaces de construir lecturas en los diarios, mediante líneas de plomo, lo llevaron a trabajar fuera de Bragado. Por ejemplo, en 9 de Julio. En los viajes de regreso a su casa, supo quedarse dormido y pasar de largo. Sin embargo, nunca dejó de volver. Es que Bragado fue parte de su propio ser, extendido en familia y florecida en nietos. Ver a todos en torno a una mesa, fue de sus mejores momentos, por supuesto con cierre folclórico…
Vvvvvv

Llegó el tiempo de los cambios dados por la tecnología; fue donde supo adaptarse y las computadoras pasaron a ser parte de sus días, durante un largo recorrido. Casi sin darse cuenta llegó la jubilación, con tiempo para dedicar a los destinatarios de su afecto incondicional.
Vvvvvv

En este mes de junio, además de su cumpleaños, llegó el día de su despedida. Como si de tanto andar, el cansancio le hubiera ganado a sus sueños. Quedaron charlas por compartir, con asado y guitarra de acompañantes. Su convocatoria a “luchar” por causas nobles, se mantiene vigente, con el aroma de los buenos recuerdos y en espera del reencuentro que borra todas las distancias…

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin