Press "Enter" to skip to content

Se lanzó Berti: ¿Cómo resultaron las anteriores experiencias electorales vecinalistas en Bragado?

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

El letrado y militante peronista anunció esta mañana, tal como reveló La Voz, que se encuentra formando una agrupación vecinalista para intentar competir en las elecciones legislativas de 2021. ¿Cuáles son los antecedentes de una apuesta similar en el distrito y cómo terminaron?

El abogado y militante justicialista Guillermo Berti anunció esta semana, tal como reveló La Voz, sus intenciones de participar de las próximas elecciones legislativas de 2023, con una agrupación vecinalista, que todavía no tiene nombre propio, pero cuya existencia ya comenzó a tramitarse legalmente.
La apuesta parece arriesgada, en un contexto político y electoral caracterizado por la polarización en dos coaliciones bien definidas. No obstante, el letrado -que recientemente se postuló para presidir la Liga Bragadense de Fútbol- se mostró decidido a romper el esquema y «oxigenar el Concejo Deliberante», de cara al próximo recambio.
La experiencia vecinalista registra algunos antecedentes electorales en el distrito y aunque más de una cosechó un volumen nada despreciable de votos, ninguna logró posicionarse como lo suficientemente competitiva para amenazar a los principales espacios, con estructura provincial y nacional.
En la contienda que puso fin formalmente a la última dictadura militar, el 30 de octubre de 1983, la Unión Comunal de Bragado presentó como candidato a intendente a Enrique Ferrando, que logró un total de 940 votos, lejos de los 8.698 del justicialismo, que le dieron el triunfo a Ricardo Ienco.
Tampoco pudo el espacio vecinalista hacer sombra a los 8.698 de Eduardo Angione (Unión Cívica Radical), los 3.763 de José Ramón Maffasanti (Partido Intransigente) y los 1.518 de Juan Carlos Delgado (MID). La aventura de la Unión Comunal se proyectaría hacia las legislativas del 3 de noviembre de 1985, en las que sumó 1.029 votos, pero tampoco consiguió una banca en el Concejo Deliberante, en los comicios dominados por el radicalismo, con 10.890 votos, contra un peronismo fragmentado.
El proyecto de vecinalismo más exitoso que recuerda Bragado probablemente sea el de la Cruzada Municipal, liderada por el coronel Arturo Ibarra -ex comisionado durante el gobierno de facto de los ’70-, que en las elecciones del ’91 alcanzó la cifra de 5.650 sufragios, varios de ellos proveniente de la interna justicialista, pero que aun así no le permitió escalar más allá del tercer puesto, en una disputa que consagró como intendente al radical Ernesto Figueras.
Aquella performance reveladora le permitió a la fuerza local quedarse con dos escaños en el Deliberativo, que ocuparon Arturo Gianzanti y Jorge Julio.
Al ibarrisimo le restarían dos presentaciones más, cada una de ellas con pérdida de rendimiento electoral con relación a la anterior: 2.279 votos, en las legislativas de 1993; y apenas 1.059, en las generales del ’95, que iniciaron la larga estadía del radical Orlando Costa en el poder comunal.
Otro intento de participación electoral al mando de un proyecto vecinalista fue el de Sergio Barenghi, en 2003, con su agrupación Puro Peronismo, que no pudo llegar a las elecciones locales de aquel año, por decisión de la Junta Electoral peronista.
La última presentación que aparece en los registros de una lista vecinalista es la de la Confederación Vecinal, que lideró Pedro Calvani en las legislativas de 2005, y que obtuvo un total de 1.343 votos. En concordancia con la tendencia histórica, el recuento lo dejó muy lejos de la vara impuesta por los 7.642 de Vicente Gatica (UCR), los 7.252 de Sergio Barenghi (Frente para la Victoria) y los 3.209 de Eduardo «Laly» Gatica (PJ).
Más allá de definiciones técnicas, existen otras fundaciones recientes de espacios vecinalistas, como Acción para el Desarrollo -del ex diputado Marcelo Elías- o Unidos por Bragado -del intendente Vicente Gatica-, pero que, a tono con el escenario político de los tiempos que corren, quedaron integrados dentro de Juntos por el Cambio y no compitieron en soledad en elecciones.
En el caso de Berti, su propuesta parece ser la de recorrer el sendero del «vecinalismo puro», como lo hicieran Ferrando o el coronel Ibarra, aun cuando la evidencia histórica indica que la empresa rara vez se tradujo en logros electorales.

Guillermo Berti.
Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin