Press "Enter" to skip to content

La Calle

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

La frase de hoy: “Se tienen menos necesidades, cuando más se sienten las ajenas”.

Se ha dicho mil veces: “Nuestro país tiene una historia que no siempre se relaciona con la realidad. Han existido muchos sueños incumplidos; ciento de grandes ejemplos no correspondidos; una legión de oportunidades no aprovechadas…”.
Vvvvvv

Por eso, ha sido buena la idea del Presidente de rendir homenaje a Manuel BELGRANO, citando las principales virtudes del prócer, creador de la Bandera de los argentinos. Al mismo tiempo, tratando de incluir a todos los alumnos de cuarto año primario, con la mención de nombres de chicos de distintas provincias, expresando su promesa de fidelidad.
Vvvvvv

En todo caso, los dirigentes políticos de todos los tiempos, debieran tomar nota de las virtudes de Belgrano y de lo lejos que estamos de dar cumplimiento a sus sueños. Por supuesto, hay que reconocer que hay culpas compartidas: También los ciudadanos de a pie, alguna responsabilidad debemos aceptar.
Vvvvvv

“Estoy solo…”, escribió Belgrano más de una vez a San Martín, a quien le entregó su ejército, después de las duras derrotas que sucedieron a las victorias de Tucumán y Salta. Eso había consolidado la situación, pero después llegó el retroceso. Tal vez haya que recordar que fue mérito del prócer como estratega que, en uno de los triunfos, sorprendió a los españoles, en medio de una torrencial lluvia y atacando desde no lo esperaban. Las fuerzas realistas eran de 3 mil soldados, frente a los 1600 del ejército patriota.
Vvvvvv

La gran ESPERANZA son los chicos y jóvenes de hoy, capaces de ser protagonistas audaces y convencidos. La “promesa de lealtad a la Bandera”, expresada a la distancia y de corazón, fue una señal positiva de cara al futuro. Hay buenos ejemplos y un gran compromiso.
Vvvvvv

La Calle recuerda la jura de la Bandera en tiempos del Servicio Militar. Fue una emoción que no se olvida, pese al tiempo transcurrido. Son mojones de la vida: la escuela; el primer trabajo; las horas de “imaginaria” en el Cuartel; la entrada a la Iglesia cuando el casamiento y los bautismos; la llegada en tren a Bragado… Todo pasa, todo ayuda, todo forma parte de uno…
vvvvvv

Todo lo hizo por ver a su PADRE… Fue ayer y todos los hijos dedicamos largos minutos al recuerdo. Más pasa el tiempo de la ausencia, más se los siente cerca. El caso de Juan Manuel fue mostrado por la televisión. Recorrió 8 mil kilómetros desde Portugal a Mar del Plata, para poder saludar a sus padres. Lo hizo en un pequeño velero donde pasó cien peripecias, pero pudo cumplir con su propósito. “Es que los viejos merecen lo mejor de nosotros”, dijo y un millón de hijos suscribieron sus palabras…

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin