Press "Enter" to skip to content

Acuña criticó la denuncia del intendente de Chacabuco a los vecinos que marcharon contra la expropiación de Vicentín

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

El presidente del Comité local de la UCR se diferenció de la postura de Víctor Aiola y aseguró que se trató de «un error político», que dejó al jefe comunal «enfrentado con los sectores del agro». No obstante, aclaró que tiene conserva una relación de «mutuo afecto» con al alcalde chacabuquense.

El presidente del Comité bragadense de la Unión Cívica Radical (UCR), Rafael Acuña, expresó hoy su desacuerdo con la decisión del intendente de Chacabuco, Víctor Aiola, quien informó que denunció ante la Justicia a las personas que se movilizaron el sábado pasado en el distrito contra el proyecto de expropiación de la empresa del agro Vicentín.
«Vivimos en un estado democrático y podemos manifestarnos en el marco de la legalidad y la Constitución, pero hoy estamos en un estado de excepción, entonces no se pueden hacer marchas», advirtió Aiola, el domingo pasado, en la misma rueda de prensa en la que confirmó el ingreso de Chacabuco a la Fase 5 del protocolo sanitario preventivo del COVID-19.
En comunicación con La Voz, Acuña reveló que le manifestó en privado su disidencia al jefe comunal chacabuquense y advirtió que la emergencia sanitaria no habilita la sanción de los ciudadanos en ejercicio de sus derechos.
«No comparto la reacción judicial del intendente Aiola hacia los vecinos de Chacabuco que se manifestaron el sábado. Le expresé mi desacuerdo, como correligionario y militante radical, es mi obligación advertirle que se equivocó», expresó Acuña.
«Entiendo que los intendentes muestran su preocupación por el avance de la pandemia, pero cuando el funcionamiento de la República, de las instituciones y el desconocimiento del derecho de propiedad está en riesgo, hay que elegir ponerse del lado de la gente y no de un gobierno nacional que carece de empatía con los que piensan distinto», insistió.
Por otra parte, Acuña calificó de «error político» la jugada del mandamás de Chacabuco, que lo terminó enfrentando con el sector agropecuario, más allá de haberse apoyado en razones de salud pública.
«Puedo comprender que un intendente que está en la línea de fuego frente al COVID-19 se preocupe por la salud de sus vecinos, pero creo que es un error político ponerse de la vereda de enfrente con el sector agropecuario, que es al que se le viene pidiendo el mayor esfuerzo fiscal en esta crisis económica, cuyos efectos devastadores aún no podemos mensurar», reflexionó Acuña.
Y agregó: «La marcha del sábado excedió a la cuestión de la empresa Vicentín, hay una sociedad que empieza a cansarse y dice basta de los excesos del poder».
Finalmente, destacó su buena relación con Aiola y confió en que reconsiderará su postura. «Me une un aprecio mutuo con Aiola y, cuando le manifesté mi desacuerdo, entendió mi posición, aunque me aclaró que no la comparte. Como dirigente que está siempre cerca de la gente, descuento que tendrá la capacidad de reconstituir los lazos que a veces se rompen frente a estas situaciones», afirmó Acuña.

DEVOLUCIÓN DE GENTILEZAS
La réplica de Acuña al intendente de Chacabuco llegó casi dos meses después de que el propio Víctor Aiola se diferenciara del titular del Comité radical de Bragado, quien a finales de abril planteó la necesidad de salir de la cuarentena preventiva del COVID-19.
«La pregunta que debemos hacernos entonces es si es necesario el confinamiento. ¿Es necesario que dejemos a la gente sin trabajo? En comparación con la gripe de los años 2017 y 2018 los números son similares y en esos años no se declaró el desastre sanitario ni una pandemia a nivel mundial”, reflexionó por entonces Acuña, tras advertir que el aislamiento social estaba llevando a «una caída estrepitosa de la economía» del país.
Horas más tarde, Aiola, que además es médico de profesión, fue consultado por la emisora local Radio Líder sobre las declaraciones de su correligionario e insinuó que lejos está Acuña de ser el dirigente más calificado para evaluar la política sanitaria en el contexto de crisis.
«Hay un dicho viejísimo que dice ‘zapatero a tus zapato’. Los abogados saben muchísimo de derecho. Es una opinión personal, yo lo conozco, es una persona muy respetada y de honor, que se preocupa por el vecino, pero evidentemente, en este caso, si uno escucha a la Organización Mundial de la Salud (OMS), creo que está mal asesorado”, contrastó Aiola.

Rafael Acuña, presidente de la UCR Bragado.
Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin