Press "Enter" to skip to content

Más de 300 barrios podrán tener Internet por primera vez gracias a cooperativas

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Fedecoba, Catel y Colsecor presentaron un plan en base a una resolución del Enacom.

Tres entidades que agrupan a cooperativas de servicios y que integran a su vez de la Confederación Cooperativa (Cooperar) llevarán conectividad en forma conjunta a 358 barrios que hoy están excluidos del servicio. Del total de nuevos barrios a conectar, 158 son parte de los conglomerados de Gran Buenos Aires, Gran Rosario y Gran Córdoba.
La Cámara de Cooperativas de Telecomunicaciones (Catel), la Cooperativa de Provisión y Comercialización de Servicios Comunitarios de Radiodifusión (Colsecor) y la Federación de Cooperativas de Electricidad y Servicios Públicos de la Provincia de Buenos Aires (Fedecoba) presentaron la propuesta en función de la resolución 477-2020 del Entre Nacional de Comunicaciones (Enacom), que establece la aplicación de Fondos del Servicio Universal para garantizar el acceso y prestación de servicios TIC en territorios inscriptos en el Registro Nacional de Barrios Populares (Renabap), “que excepcionalmente requieran de una solución urgente, en el marco de una emergencia nacional sanitaria”.
Estas tres entidades de segundo grado representan más de 400 cooperativas con presencia en las 24 provincias, que están en condiciones de ejecutar proyectos de despliegue de redes de fibra óptica tipo FTTH/GPON o redes wireless tipo Carrier-Grade WiFi. Se trata de tecnologías de última generación adecuadas para el objetivo previsto por el Enacom.
Las organizaciones cooperativas señalaron que llevar conectividad a zonas desprovistas de este servicio conlleva enormes beneficios de diversa índole para su población: social, educacional, laboral, económica. El resultado es además altamente positivo en el desarrollo de la zona cuando es un prestador local quien lleva a cabo el proyecto, generando actividades de obra con personal de la zona durante la construcción de la red y actividades técnicas y operativas durante la prestación de los servicios. Asimismo, tratándose de una cooperativa, lo producido es reingresado en la comunidad en un círculo virtuoso.
“La pandemia nos obliga a trabajar de manera conjunta tanto a sector público como privado. Las cooperativas son uno de los actores claves para resolver la grave problemática que existe en la barrios populares, en este caso diferentes organizaciones nacionales cooperativas nos ponemos al servicio de estas personas, en momentos donde estar conectado marca grandes diferencias”.
“Nuestras cooperativas asociadas se desarrollan por la voluntad solidaria de la ciudadanía local. El compromiso y responsabilidad de la dirigencia social sostiene desde hace décadas, la prestación de los servicios esenciales, públicos y comunicacionales. El tiempo presente con la pandemia es una excepcionalidad que requiere esfuerzos propios extraordinarios en confraternidad para una mayor igualdad y equidad comunitaria. Trabajamos desde la integración, para que la conectividad sea social, inclusiva, democrática y federal.”
“Los servicios públicos y sociales cooperativos se han convertido más que esenciales en este marco de aislamiento producto de la pandemia por coronavirus. Dar conectividad para que los habitantes de nuestras comunidades puedan trabajar, estudiar, comerciar y realizar todo tipo de actividades que les permita un desarrollo digno ha sido prioritario para las entidades que representamos. De allí que consideramos que esta iniciativa contribuirá –en el marco de los principios y valores que nos distinguen- al desarrollo integral de las personas y comunidades que abarca. ”

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin