Press "Enter" to skip to content

Autos en el recuerdo

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

El día que Reutemann conquistó Mónaco acompañado de su familia

Hace cuatro décadas Lole ganó en el Principado. Hasta entonces sus hijas nunca habían ido a una carrera de Fórmula 1. Ese día cortó una sequía de un año y medio sin triunfos.
El texto extractado es de un original escrito por Darío Coronel. Fue en uno de esos días de su tranquila vida en Saint-Jean Cap Ferrat, en la Costa Azul, en Francia, que Carlos Alberto Reutemann decidió con su entonces mujer, Mimicha, que sus hijas, Cora Inés y Mariana, fueran por primera vez a verlo correr.

Y qué mejor que en la carrera donde por su residencia eran casi locales, en el tradicional Gran Premio de Mónaco. Tal vez Lole pensó que ese fin de semana iba a ser como una salida familiar, más allá de que él debió trabajar. Pero fue muy especial. Las nenas le trajeron suerte al santafesino que el 18 de mayo de 1980 logró su primer triunfo en Williams y cortó una racha sin victorias de más de un año y medio.
Muy analítico y estudioso, buscó respuestas. A esa altura su último éxito había sido el 1 de octubre de 1978 en el Watkins Glen, en la Costa Este de los Estados Unidos. Aquel fue el último de los cinco triunfos que obtuvo con Ferrari. En la previa del fin de semana en el Principado alguien le dijo “parecés satisfecho en Williams”. Él respondió “sí, pero Scheckter (Jody) fue campeón del mundo con Ferrari”. Tal vez esa definición fue porque el sudafricano lo reemplazó en la Scuderia en 1979 y logró la corona. Sobre su partida de Maranello, en 2013 le confesó a CORSA que, “en 1978 gané cuatro carreras y cuando volvía al box me encontraba con caras largas”. Fue su temporada más ganadora, pero faltó motivación en el equipo. Ese año, el estadounidense Mario Andretti aplastó con el Lotus.
En Mónaco se lució desde el comienzo y en la clasificación quedó a solo 69/1000 del poleman, el francés Didier Pironi (Ligier. Ambos fueron los únicos que quedaron por debajo del 1m 25s. “Qué lástima, ¿eh? La pole positions se me escapó por un pelito. Pero igual, para un viejito como yo, estar segundo a 7/100 está bien ¿no?”, dijo Carlos.
-Tras la largada, en los primeros metros perdió el segundo lugar con su compañero de equipo, el australiano Alan Jones. “No hubo un acuerdo preestablecido para que yo dejara a Alan correr adelante mío. Largué bien y él me pasó, aunque no recuerdo bien cómo. Me parece que se mandó por adentro, y a partir de allí mi suerte estaba jugada”.
Pero, como era habitual, Lole no se desesperó y menos en un circuito callejero (3.312 metros) donde los errores no se perdonan. “Nunca intenté tampoco la aproximación a Jones y Pironi porque no tenía sentido, ya que aun cuando me les hubiera acercado, sabía que en este circuito no tenía posibilidades de pasarlos. Por eso consideré más prudente quedarme tras ellos, porque a su vez Laffite (Jacques), que estaba detrás de mí, se encontraba en las mismas condiciones que yo. O sea que tampoco iba a poder superarme”.
Hasta que los dos primeros desertaron. Jones, en la vuelta 24ª por la fallas en la transmisión. Cuando se largó a llover, fue el turno de Pironi, por un despiste, en la ronda 54ª. Carlos heredó la punta a 22 vueltas del final en una pista mojada. “Tuve la suerte de que mi auto no presentara ningún problema y Alan y Pironi se quedaran. Eso fue todo. En realidad, estuve bastante tranquilo durante todos los días de actividad”. El podio se completó con Laffite y Piquet.
Luego las hijas del santafesino fueron a otras carreras e incluso en la temporada siguiente peleó el título hasta la última fecha y por un punto no fue campeón mundial… Pero ese domingo, hace 40 años, fue un quiebre para Carlos Alberto Reutemann porque pudo torcer su historia acompañado de su familia. Él hizo lo suyo, pero sus nenas le trajeron suerte. ¡Grande Pa!.

La esposa y las hijas de Reutemann el día de un buen triunfo.
Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin