Press "Enter" to skip to content

Diario de cuarentena

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

-Esta vez un pedido…

Cien días y la sirena de los bomberos, infaltable, suena a las seis de la tarde. Sé que al habitante de Bragado que no vive cerca del Cuartel esto que voy a decir le parecerá una tontería. Podrá acusárseme de que, con el terrible problema que padece la humanidad con la pandemia del coronavirus, este es un asunto insignificante.
Claro que, para el que vive en la misma manzana del cuartel de bomberos, con los fondos de su casa casi lindantes, la sirena es como una sierra de afilador amplificada hasta lo insoportable que, por los cinco o diez minutos que suena parte en dos la vida, las conversaciones, la música que escuchamos, los pensamientos y los nervios que quedan en hilachas. Los perros aúllan y lloran. A ellos también ese sonido les es, intolerable, los daña, como a nosotros los vecinos del Cuartel. Intolerable, lo digo dos veces y lo he repetido durante estos cien días.
Como bonus track a otras horas del día debemos soportar la sirena cuando llama a los bomberos por incendios o accidentes. Ahí nos resignamos porque sabemos de la noble tarea que ellos desempeñan aunque no nos explicamos cómo, a estas alturas de la tecnología comunicacional, se siga usando una primitiva sirena.
Pero que, para que la gente se quede en sus casas y respete la cuarentena, deba sonar una sirena tan disruptiva a las seis de la tarde, como si estuviéramos en guerra y nos alertaran sobre el bombardeo enemigo, no se puede entender.
Esto que digo es una preocupación de quizá poca gente, los que vivimos en las calles Núñez y Escalada, Escalada y Macaya y calles adyacentes. Pero les aseguro que ya no lo toleramos más y pedimos a quien haya tenido esa poco brillante idea, que piense en otras maneras de disuadir a los habitantes del pueblo a que respeten el confinamiento preventivo.

(Gacetilla de María Cristina Alonso).

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin