Press "Enter" to skip to content

Pehuajó, una ciudad con la huella de los Hernández

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

La localidad del noroeste bonaerense tiene 137 años de vida. Un repaso por su fundación y las personalidades reconocidas.

Cuenta la historia, es que suelen escribir los que ganan, que en lo que hoy es Pehuajó, allá por 1883 vivían 26 personas. Y fue un 3 de julio de ese año que el entonces gobernador Dardo Rocha, fundó la ciudad que debe su nombre al lugar donde se libró una sangrienta batalla en 1866 frente al Ejército paraguayo. A la margen del caudaloso río Paraná, en el límite entre Corrientes y Paraguay, se encuentra el arroyuelo Pehuajó. Rocha peleó allí, y por su parecido al territorio bonaerense bautizó “su nueva creación” con ese nombre.
Pehuajó, que se encuentra enclavada en el cruce de la ruta nacional 5 y la provincial 226, es un término de origen guaraní y significa “terreno pantanoso” o “estero profundo”. En estas tierras por donde pasaron pueblos originarios como los Araucanos o los Ranqueles, el impulso de Rafael Hernández, hermano de José, el creador del Martín Fierro, fue clave. De hecho, en esos primeros años de vida, siendo senador, Rafael, intervino para que los pobladores no pierdan sus tierras.
Según constancias oficiales, José eligió este pago para establecerse en él, como agricultor en la Colonia Nueva Plata, que fuera fundada por Rafael, en 1888. Nueva Plata, hoy una de las localidades del partido es justamente en homenaje a su hermano, que había fundado la ciudad de La Plata, actual capital provincial. Además, se levantó en esa zona la casa de campo “El Tata” que perteneciera a Rafael y en la que se guardaron durante muchos años originales del Martín Fierro. Estas circunstancias, entre otras, llevó a que se lo denomine pago hernandiano.
La llegada del tren al distrito en 1889 fue clave para su desarrollo demográfico y económico. De hecho, llegó a contar en su momento con cinco líneas ferroviarias, con siete ramales y 24 estaciones, la misma cantidad que hay desde Pehuajó hasta Luján. Años más tarde, Rafael Hernández siendo presidente del Concejo Deliberante local, puso nombres de poetas nacionales, especialmente los de la Revolución de Mayo, a las calles. Durante mucho tiempo la ciudad tuvo esa particularidad.
Frente a la plaza principal, llamada Dardo Rocha y con un monumento al Martín Fierro, se destaca el edificio municipal y la iglesia San Anselmo, cuya fisonomía actual data de 1937. A unas diez cuadras de allí, está el parque General San Martín, con sus esculturas clásicas, una glorieta, un lago artificial y un anfiteatro para 3.000 personas donde desde 1967 se realiza cada año el Festival Nacional de Folklore Surero, Pehuajó le Canta al País.
El diario Noticias refleja la movilización por las inundaciones en 1987.
La ciudad supo atravesar, y sobreponerse como pocas, a las inundaciones que han castigado en más de una oportunidad. “Los pehuajenses van a tener que aprender a convivir con el agua”, dijo alguna vez el entonces gobernador Alejandro Armendáriz. Esa poca feliz frase tuvo como respuesta el 3 de abril de 1987 una pueblada autoconvocada con palas. Fue una noche donde hombres y mujeres construyeron una defensa para que el agua no ingrese a la ciudad.
Esta localidad de construcciones bajas y famosa en el mundo gracias a María Elena Walsh y su tortuga “Manuelita” (con festival en su honor y un monumento), tiene una muy rica historia de personajes. Uno de ellos es Pedro Zanni, un militar y aviador de grandes proezas y que, aunque no tan reconocido en el país, fue uno de los pioneros de la aviación mundial.
El bellísimo parque General San Martín.
La música también ha tenido sus exponentes destacados. Osmar Maderna, pianista, director y compositor con obras como Concierto en la luna, Lluvia de Estrellas o Escalas en Azul; o Aquiles Roggero, violinista y compositor, son dos buenos ejemplos.
En lo deportivo, Andrés Gazzotti, fue un reconocido jugador de polo que gritó campeón en los Juegos Olímpicos de Alemania en 1936. Y más acá en el tiempo, la figura del Fernando Belasteguín, el “Messi del pádel”, que representa a la ciudad desde España, donde vive e hizo gran parte de su carrera repleta de logros: cinco campeonatos mundiales para Argentina y número 1 del mundo por más de trece años.

Fuente: DIB.

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin