Press "Enter" to skip to content

Acompañantes Terapéuticos: Continúa la precarización…

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Desde hace años los Acompañantes Terapéuticos de la provincia de Buenos Aires venimos sumergidos en la precarización. Sin ley que reglamente el ejercicio de la profesión, sin contención alguna y en la total indefensión. En este sentido y en el contexto de severas deudas por parte de las obras sociales nunca dejamos de estar al lado de nuestros pacientes. Las miradas de soslayo, el desprecio y el silencio no nos amedrentaron, al contrario, nos dieron más fuerzas para continuar luchando por lo que entendemos es nuestro derecho como trabajadores de la salud, ganado en buena ley por medio de nuestra práctica y continuos esfuerzos por mejorarnos a través de la capacitación.
En esta vorágine del trabajar sin cobrar, ya conocida por todos los vecinos de Bragado, nos vemos impulsados a levantar nuestra voz junto al resto de los Acompañantes Terapéuticos bonaerenses para que el IOMA regularice su los pagos y la entrega de autorizaciones.
En medio de la pandemia hemos procurado infructuosamente cobrar nuestros honorarios, por respuesta recibimos promesas de reuniones que nunca llegaron a concretarse o trámites on line que prometían, carga de datos y números de trámite, el pago en lo inmediato de deudas del pasado.

La libreta del almacenero…
La libreta del almacenero sirve como control cuando uno va al almacén y anota. El almacenero y el cliente anotan, así los dos saben que se compró y que se debe. Se trata de una relación de confianza, pero con IOMA eso no corre. Los Acompañantes Terapéuticos sabemos que facturamos, pero nunca sabemos qué es lo que cobramos, parece mentira, pero no lo es. IOMA no detalla qué es lo que paga, cuando paga. Así los A. t’s ven que, cada muerte de obispo, IOMA deposita un monto, cuando queremos saber a qué factura corresponde empieza otra odisea. Entonces, la Libreta del Almacenero del IOMA funciona como IOMA y la de los A.t.´s termina tirada en un cajón, y tenemos que confiar en lo que IOMA dice y que dice… que se nos pagó todo.

La bomba loca…
Mes a mes IOMA activa una bomba desde hace años. Entre sus componentes hay afiliados preocupados, burocracia, prestadores precarizados y administradores que pasan generando más pena que gloria. Cuando los unos prometen gritan a los cuatro vientos que el IOMA es una caja del oficialismo, cuando los otros se defienden afirman que la culpa es del otro que hizo todo mal…

Entre esos tipos y yo hay algo personal, canta Serrat y es claro que mientras se dirimen culpas y responsabilidades los Acompañantes Terapéuticos gritamos ¡No hagan olas!, porque estamos con el agua al cuello, con deudas de todo tipo y con todos los tipos, con angustia de no saber ni cuándo, ni que cobramos, con más angustia cuando empezamos a atender a un paciente porque no sabemos si la autorización vendrá y si viene si cubrirá lo solicitado. Podemos esperar junto al afiliado meses en los que puede pasar cualquier cosa.
Así, entre los unos y los otros, los Acompañantes Terapéuticos nos mantenemos a flote viendo como algunos se ahogan en deudas y desesperación.
Hoy, una vez más, reclamamos a todos, a todes, a los que están y a los que se fueron, porque todos, todes, son responsables de nuestro estado. Esperamos que algo tan simple como la lógica de la libreta del almacenero les sirva como metodología para que no termine estallando la bomba loca.

Acompañantes Terapéuticos Bragadenses.

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin