Press "Enter" to skip to content

La Calle

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

La frase de hoy: “Codiciar lo ajeno, no es bueno para asegurarse tranquilidad”.

Más vale apreciar el recadito humilde, que mirar con envidia el emprendado con estribos de plata, que es del vecino en el desfile. Cada cual debe conformarse con lo suyo, siendo esa la ley más justa para aspirar a la conformidad.

Vvvvvv

Es extraño, pero… Quienes por cosas de la vida llegan a tener mucho dinero, suelen rodearse de demasiados bienes, confiando que es el camino que los llevará a la felicidad. En realidad, por lo general, por tener tanto, terminan sin apreciar nada, como si nada tuvieran…

Vvvvvv

La ostentación no es buena. ¿Para qué tener 5 autos, 3 yates y 50 trajes?. No podremos usar más que uno por vez… Lo aconsejable, para tratar de equilibrar la carga, sería empezar a regalar algunas cosas. Sin embargo, no se trata de dar lo que nos está sobrando, sino algo que nos hace falta…

Vvvvvv

El gaucho ha sido naturalmente generoso. De tan amigo de dar la mano al necesitado, más de una vez terminó dando la vida… Hay muchos relatos en ese sentido y es fácil comprobarlo aún en estos días. Está el caso del viejo peón de estancia que asistía al remate de sus pocas pertenencias. Resignado estaba allí, casi sin pensar en lo que sería de él a partir del final de la subasta…

Vvvvvv

La gauchada… El desenlace del verso tiene el final esperado. Un grupo de muchachos jóvenes se le acercan al abuelo y, uno a uno, le van entregando todo lo que habían comprado para que no se quedara sin nada… No fue imaginación del autor; el hecho fue real, porque así debe ser, aunque a veces no sea…

Vvvvvv

Hace frío en estos días y nos están haciendo falta algunas frazadas… No para cubrir el frío propio, sino el de familias que conocemos y a las que no podemos llegar por el aislamiento y la movilidad que está fallando. Son los años que le ponen “maneas” a las ansias de caminar como en otros tiempos…

Vvvvvv

Por eso: Si alguien dispone de abrigos como para ayudar a que el frío sea menor, La Calle puede aportar algunas direcciones. No son lejanas en el recorrido y serán bien recibidas. ¡Gracias!

Vvvvvv

Hay cosas que le pasan a uno y que, de a poco, es como si no hubieran sucedido. Son esos hechos inesperados y que no se imaginan como produciéndose alguna vez. Cuando llegan, no se los quiere aceptar. Después de varias semanas, no queda otra opción que entender… Lástima que nadie puede devolver lo que falta…, como al paisano del verso. En todo caso, hay que esperar por el reencuentro prometido y en el cual creemos. Si no fuera así, sería imposible.

Vvvvvv

Aquí también hay ser equitativos. No quejarse demasiado por las penas y contabilizar las alegrías. Cuando se entiende que es mucho más lo recibido que lo perdido, es cuando se empiezan a secar algunas lágrimas…

Vvvvvv

No estamos en conformistas. Por el contrario, se trata de tomar nota del panorama general para entender que -aún doloridos-, hay muchas otras angustias como para acompañar a las propias y hacer que pesen menos.

Vvvvvv

Ya pasará. La Calle promete ir recuperando el trote. Por ahora, se hace difícil no orillar lo personal. La intención existe; se pone en marcha cada mañana, pero termina a mitad de camino.

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin