Press "Enter" to skip to content

La Calle

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

La frase de hoy: “La soledad suele ser hermosa, siempre que haya a quien contársela…”

No avancemos con explicaciones de la frase. Dice todo con poco. La Calle, sin embargo, no vive en soledad, debido al afecto de sus seres queridos. Si llegara el momento, será cuestión de acopiar buenos recuerdos para reducir el peso de la tristeza.

Vvvvvv

Una abuela brasileña, María de Lourdes Silva, ha recordado un momento muy triste que vivió cuando sólo tenía 8 años… Fue el 16 de julio de 1950 en el gigantesco estadio Maracaná recién construido. Ese día ante 200.000 espectadores en su mayoría brasileños, la planificada celebración se transformó en duelo general…

Vvvvvv

En la final por la Copa del Mundo, Uruguay le ganó a Brasil por 2 a 1, cuando con solo empatar se consagraba CAMPEÓN… Todos los goles llegaron en el segundo tiempo: Primero anotó Friaca, para los locales, pero los orientales no se rindieron. A través de Juan Alberto Schiaffino y Alcides Ghiggia, dieron vuelta el marcador y cambiaron la historia.

Vvvvvv

La abuela ha dicho en estos días que en aquel momento no entendía porque la gente lloraba… Sin embargo, se hizo fútbolera e hincha de Fluminense, volviendo muchas veces al Maracaná. Los brasileños tiene la virtud de olvidar las derrotas, afirmando que “el fútbol siempre ofrece revancha”, casi como la vida misma…

Vvvvvv

Muchas veces los fútboleros con algunos años, han escuchado hablar del “Loco” René Houseman, nacido en La Banda, Santiago del Estero, el 19 de julio de 1953. Emblemático jugador de Huracán, integrante de selecciones argentinas y autor de un gol inolvidable para el empate ante Italia, en el Mundial 1966.

Vvvvvv

Notable gambeteador, manejando las dos piernas, llegó a jugar fuera del país, pero extrañaba demasiado a su barrio, sus amigos, los asados… Se fue temprano, el 22 de marzo de 2018, tal vez para jugar en el ancho campo del cielo, al no haber podido hacerlo de chico, por aquello de la falta de medios económicos.

Vvvvvv

Estuvo en el equipo de Menotti, que se consagró campeón del mundo en 1978. Más de una vez Houseman dijo que, cuando Argentina le ganó a Perú en Rosario, el dictador Jorge Rafael fue a saludar al vestuario. Siempre se arrepintió por haberle dado la mano… “Es que no sabíamos lo que estaba pasando…”, explicaba.

Vvvvvv
En muchos lugares, hoy en día, hay pibes que como el “Loco”, no tienen juguetes y pasan necesidades. Son los que “perdió” La Calle por esto del aislamiento y las penas. En estos días, escuchando a Mercedes Sosa cantar “hay un niño en la calle”, de Tejada Gómez, ha lamentado no estar en condiciones de recuperar el tiempo de acompañar y ayudar. Las cosas deben ser hechas en el momento; después el tren ya no vuelve a pasar…

La abuela brasileña María Lourdes Silva.
René Houseman sonríe junto a Daniel Pasarella.
Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin