Press "Enter" to skip to content

La «nueva Fase 5»: Bragado, otra vez lejos de los flashes

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Como todos los municipios bonaerenses, Bragado comienza la semana expectante frente a los anuncios de la Provincia, que podrían abrir la puerta al retorno del distrito a Fase 5. El gobierno local, sin embargo, celebraría un triunfo que lejos estuvo de encontrarlo como protagonista.

-Por Agustín Ciotti

Como ocurre habitualmente, el Concejo Deliberante de Bragado llegará tarde al debate sobre la posibilidad de que el gobierno municipal aplique un criterio de «autonomía» para la autorización de ciertas actividades, en el marco de la cuarentena preventiva del COVID-19, más allá del sistema de fases diagramado por el gobierno bonaerense.
A pesar del proyecto de Resolución que presentó a finales de junio el edil Fernando Neri y la Ordenanza que anticipó días atrás el presidente de la bancada de Juntos por el Cambio, Fernando Franzoni, lo concreto es que la propia administración de Axel Kicillof, se ocupó de resolver el problema.
Con los anuncios del pasado viernes, el jefe de Gabinete, Carlos Bianco, se ocupó de destrabar uno de los conflictos que agitaba las aguas entre La Plata y algunos municipios del Interior: la gastronomía de salón quedará admitida en la Fase 4 del protocolo y los gimnasios, hasta hace pocos días vedados de toda posibilidad de funcionamiento, ahora podrían recibir luz verde para reabrir sus puertas en Fase 5. Precisamente, los dos rubros que presionaban al Palacio Municipal, ahora regresarían al ruedo, sin la exposición pública de las autoridades bragadenses.
Por enésima vez, el oficialismo eligió el sendero de la especulación antes que protagonizar el cambio. Lejos estuvo el intendente Vicente Gatica de «tomar el toro por las astas», como se escuchó decir la semana pasada. El privilegio quedó para algunos de sus pares, como el juninense Pablo Petrecca o el linqueño Salvador Serenal, que desde sus despachos comprometieron al Deliberativo a regular las actividades demandadas por Ordenanza, en sesiones extraordinarias y de cara a los cuestionamientos del Frente de Todos.
En Bragado, para la próxima sesión del Concejo Deliberante restan todavía casi tres semanas completas. Si la dramática situación de gastronómicos y centros deportivos ingresara en el temario de discusión, ya no tendría ningún sentido.
Expeditivo para responder a una provocación del peronista «Chapu» Fernández, el presidente del Deliberativo, Aldo Expósito, no exhibió la misma destreza para involucrar a la institución que lo tiene al frente en un debate que era central hasta el viernes, pero que ya para el jueves 6 de agosto pecará de anticuado y carente de magnetismo. La opinión pública no encontrará allí el anzuelo para «acercarse al Concejo», una cuenta pendiente a la que nunca le faltan alicientes para su postergación.
Por fuera del mecanismo legislativo, la «Liga de Intendentes de Juntos por el Cambio», a la que Gatica suele ufanarse de pertenecer a través de sus redes sociales, esta vez no funcionó de manera coordinada. «El pedido a viva voz de todos los intendentes a la Provincia» para revisar algunas de sus disposiciones fue, en realidad, la bandera de unos pocos jefes comunales de la Cuarta Sección Electoral, que se expusieron al reto de la ministra de Gobierno, Teresa García, quien en una entrevista con una emisora radial de Junín les advirtió a los alcaldes que no estaban admitidas las irreverencias por la vía de las ordenanzas a las órdenes impartidas por la Provincia a través de sus decretos.
El representante máximo del municipio bragadense no integró esa selecta lista en la que sí se inscribieron sus colegas de Lincoln y Junín, que luego, consumados los anuncios del viernes, pasaron a integrar «el bando ganador de la polémica, casi en un abrir y cerrar de ojos.
En contrapartida, la propuesta de Alsina 178 fue la de un «impasse», que comenzó el lunes y debió haber terminado el viernes, durante el cual el distrito funcionó «como si estuviera en Fase 5», aunque desde la Provincia ya habían informado lo contrario. No bastó con la conferencia de prensa de Bianco para romper el «cerco de silencio» que rodea todavía a la casa del gobierno local, pero que en algún momento deberá quebrarse por las leyes de la obligación.
Calculadora en mano y con el tablero del recuento de los casos positivos de coronavirus jugando a favor de los intereses de la mayoría, el gobierno municipal se prepara por si llegara el momento de anunciar el retorno a la Fase 5, una cúspide en la que el distrito no consiguió, en el pasado reciente, mantenerse más allá de los quince días.
Los nuevos términos de transición entre fases fijados por la Provincia, siempre que se traduzcan en el decreto oficial -que se publicaría hoy-, traerán consigo la oportunidad del gobierno local de volver a disponer de buenas noticias para comunicar a la población. Poco importará entonces que la conquista haya comenzado a construirse más allá de las fronteras del partido de Bragado.

El intendente Vicente Gatica y el presidente del Concejo Deliberante, Aldo Expósito.

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin