Press "Enter" to skip to content

La gripe que cambió al mundo

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Ocurrió entre 1918 y 1920. La gripe española provoco entre 50 y 100 millones de muertes a nivel mundial.

La epidemia de gripe de 1918 o, gripe Española se la considera como la peor pandemia global de la historia. Esta, concentro una elevada mortalidad en un corto periodo de tiempo, aproximadamente entre 10 % y 20 %. A diferencia de otras pandemias que afectaban a niños y ancianos, muchas de sus víctimas fueron jóvenes y adultos saludables de entre 20 y 40 años de edad y también animales, como perros y gatos.
La gripe se empezó a propagar luego de la primera guerra mundial, los medios de comunicación de los países involucrados en la guerra estaban bajo censura militar, por lo que escondieron la pandemia. España fue uno de los pocos países que informaba en la prensa los nuevos casos, con nombres como “La Fiebre de Tres Días”, “El Soldado de Nápoles” o “La enfermedad de moda” haciendo pensar al mundo que era el único país afectado. Es por ello que se le conoce como “La Gripe Española”.
En el otoño de 1917, la enfermedad ya se habría presentado en varios campamentos militares, algunas personas denominaron como paciente cero al cocinero Gilbert Mitchell, quien ingreso la mañana de 4 de Marzo de 1918 a la enfermería con dolor de cabeza y fiebre, horas después se documentaron más de cien casos, por lo que tuvieron que habilitar un hangar militar como centro de atención a los infectados. Los síntomas de esta enfermedad eran: Fiebre elevada, dolor de oídos, cansancio corporal, diarreas y vómitos, dificultades para respirar y hemorragias nasales. La mayoría de las personas que fallecieron fue a causa de una Neumonía bacteriana secundaria, debido a la falta de conocimientos médicos a la hora de proporcionar medicamentos.
A mediados de Abril de 1918, la gripe ya había circulado por Estados Unidos, Italia, Francia, España, Gran Bretaña, entre otros países de Europa occidental. La mayor parte de las víctimas fatales murieron en tan solo trece semanas (entre septiembre y mediados de diciembre de 1918), esto se conoció como “Segunda Oleada”.
Las personas y poblaciones más pobres, sufrieron de forma especial las consecuencias de esta gripe, pero también afecto a gobernantes como: El presidente de los Estados Unidos Woodrow Wilson, el primer ministro Británico Lloyd George y Guillermo II.
Los diarios de la época recomendaban en anuncios el uso de elixir, aguas medicinales o tónicos como “medicinas extraordinarias”, mientras que los médicos recomendaban aspirinas en dosis, que, hoy se considerarían como auto producentes, otros médicos animaban a que las personas fumen, ya que creían que la inhalación del humo mataba a los gérmenes. La cepa del virus causante de la gripe española, A/H1N1 no se descubrió hasta en 1943 y su secuencia genética no se determinó hasta el 2005.
El uso de máscaras de tela se convirtió en obligatorio para todas aquellas personas que desempeñasen trabajos de atención Públicos, esta medida, fue una recomendación sanitaria para evitar la propagación del contagio de esta enfermedad. Cuanto mayor es el contacto entre la gente, mayor es la probabilidad del contagio, es por eso que se empiezan a tomar medidas preventivas desde los diferentes gobiernos, entre ellos se encontraban:
-Desinfección de: teatros, circos, talleres, fabricas, locales públicos
-Suspensión de eventos de alta concentración de personas
-Importar mercancías
-Identificación de forasteros
-Prorrogar matrículas y exámenes
-Suspensión de clases
La tercera y última oleada fue más benigna ya que la mayor parte de la población que seguía con vida genero anticuerpos, controlando la pandemia en la primavera de 1919. La enfermedad terminó por si sola en el verano de 1920, llevándose consigo la vida de los más débiles pero inmunizando a los sobrevivientes.
Las enfermedades infecciosas han acompañado al hombre desde tiempos remotos. En la actualidad, el carácter epidemiológico de este tipo de padecimientos se asocia a factores sociales y económicos. Hoy en día, el planeta se encuentra en una situación similar a la que se vivía en aquellos años ya que: el uso de tapabocas, la distancia social, controles en todas las entradas y salidas en localidades y grandes ciudades de nuestro país de nuestro país, la suspensión de clases y hasta algunos de los síntomas del Covid 19, son factores que se repiten. Si algo nos enseña la historia social de las epidemias, es que se juega un problema fundamental de la sociología: cómo sobrevivir juntos.

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin