Press "Enter" to skip to content

Opinión

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

El laberinto de las palabras…

-Por Marcelo Elías

El presidente Fernández aclaró en su primer discurso ante el Congreso que este no era un gobierno de CEOS -Dijo que era un gobierno de científicos…

Está clarísimo que la primera definición, por la negativa, era real, y a esta altura clarísimo que la segunda era absolutamente falsa. Después de 7 meses de gestión, podemos decir que es un gobierno de habladores.
Este equipo de habladores compulsivos está liderado por el presidente acompañado con entusiasmo por varios funcionarios de primera línea.
El tío Alberto nos explicó un día, que con un tecito caliente matábamos el virus. Le contó a Residente de Calle 13 que teníamos controlado el Virus. Trató de miserables a los empresarios que después convocó para sacar la Argentina adelante.
Mientras criticaba sin sentido al presidente Trump le contó a Lula que iba a salvar el mundo con la ayuda de López Obrador, quien a los pocos días se abrazó fervorosamente con Trump.
Nos dijo que iba a terminar con la grieta, y la alimenta con críticas inoportunas y muchas veces agresivas a la oposición y a periodistas que comenten la “irresponsabilidad” de disentir o criticarlo.
Prometió constituir el Consejo Económico Social y el Consejo contra el hambre. Intervenimos y expropiaremos Vicentín dijo con supuesto gesto de firmeza y coraje, pero luego ante la falta de los esperados aplausos del pueblo, nos contó de su arrepentimiento.
Podemos agregar para no extendernos las veces que se refirió al plan de gobierno y luego al plan post-pandemia para enterarnos más adelante que no solo no tiene plan sino que no cree en ellos y sorprendernos más tarde diciendo que tenían todo planificado desde que empezó la pandemia para la post-pandemia.
Dejamos de lado los imperdibles Twittes y retwittes, porque nos estamos refiriendo a sus declaraciones orales. Se destaca en el equipo el Jefe de Gabinete, “imagínense lo que hubiera sido esta pandemia con Macri gobernando, una catástrofe”.
Para luego afirmar: “Estamos convencidos que no es momento para sembrar falsas divisiones entre los argentinos y argentinas. El odio afecta la convivencia democrática y sólo nos paraliza impidiéndonos avanzar.
«Que la sensatez no se pierda y que los que cavan las grietas que nos dividen revisen sus procederes y se llamen a la reflexión». Clarísimo, no?
El ministro de economía acompaña con entusiasmo al Presidente. Basta solo mencionar el tan repetido y resaltado concepto de sostenibilidad que sirvió para sostener la primera propuesta a los acreedores en alrededor de 34 dólares de valor presente de los bonos para llegar a la anteúltima en los 51.
No se puede dejar de señalar los cambios sobre las cláusulas jurídicas de acuerdo, a esto podemos agregar un sinnúmero de vaguedades expresadas en algunas apariciones públicas.
Últimamente nos sorprendió explicándole a los acreedores que nos les podía pagar con la plata de los jubilados, una afirmación mentirosa que no creo sensibilice a los tenedores de bonos.
En este elenco de habladores brilla el Ministro de Salud, desde afirmar que el virus estaba lejos hasta comentarnos que no creía que iba a llegar tan rápido.

Desde sostener la necesidad de que la gente no haga actividad física en CABA por razones epidemiológicas, hasta explicarnos que era solamente una cuestión simbólica.
Desde expresar la necesidad de endurecer la cuarentena en la última etapa, a decirnos que creía que iban a bajar los números al demostrarse la inutilidad de la medida.
Para finalizar descubriendo que las causas son los asados, las mateadas y reuniones familiares o de amigos.
La Ministra de Seguridad Sabina Frederic, después de defender el ciber patrullaje ante cuestionamientos de varios diputados sorprendió diciendo: “Soy antropóloga social, tengo claro que con el ciber patrullaje hacemos poco, pero hacemos algo y siempre algo es mejor que nada”.
También la Ministra le dio una lección a las autoridades regionales: “El terrorismo es un problema de los países de la OTAN no nuestro”, despachó con soltura poco antes de asumir.
No se puede dejar de mencionar al canciller, en un ejemplo de ubicuidad y respeto tuvo un giro típico de su función, al tratar de “pelotuda” a la Senadora Silvia Pérez.
Define a Venezuela como un régimen autoritario y democrático, en un hallazgo de la politología.
Muy reconocida fue su queja/acusación a la compañía aérea Iberia por no cumplir con los pasajes vendidos con destinos a nuestro país, al mismo tiempo que Argentina le había prohibido realizar esos vuelos.
El cierre como corresponde, se lo dejamos al Presidente. En su última visita a Tucumán, anunció que Radio Nacional se volvería a llamar Mercedes Sosa, “como siempre debió ser y algún día dejó de ser”; nunca dejó de ser, ningún documento avala esa afirmación.
La ideología no afecta la economía nos dijo con ese aire de profesor canchero que lo caracteriza. Señores del gobierno: Estaría bueno que sean dueños de sus silencios.

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin