Press "Enter" to skip to content

Descargo de los dueños de la cervecería a los que les iniciaron una causa penal por una supuesta reunión social

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Ernesto Artuso compartió un video en Instagram donde brindó su versión de lo sucedido. Asegura que hubo filmaciones en los que la justicia se basó, que no fueron filmados en su bar.

A principios de esta semana se conoció la información de que la Justicia Federal inició una causa contra una cervecería local tras detectar que allí se estaba llevando a cabo una reunión social en la que no se cumplían con las normativas vigentes.
Ante ello se dio intervención al Juzgado Federal a cargo de la Secretaria N°4 del Departamento Judicial de Mercedes.
De acuerdo a lo que se comunicó en el parte de prensa, una de las claves que fueron utilizadas como pruebas son videos subidos a las redes sociales de personas que participaban de la supuesta reunión.
Días después los dueños del bar dieron su versión de los hechos y aclararon algunas cuestiones que circularon que faltarían a la verdad.
Ernesto Artuso subió un video a las redes donde hace un relato de cómo se fueron dando los acontecimientos acompañado de su pareja Noelia.
Comentó que el sábado abrió el bar como lo viene haciendo viernes y sábados, cumpliendo con todas las medidas de seguridad impuestas por el municipio; y que a las 23:30 cerró el portón para que no ingresara más gente.
Sobre la cantidad de personas en el interior subrayó: “La mayor cantidad de personas que hubo fue 22 cuando la habilitación que tenemos es para 95 según bomberos y policía”.
Continuo diciendo que cerró en el horario que indica la normativa vigente, que se fue a su casa y al día siguiente recibió un llamado de la policía: “Me pidieron si me podía acercar a esclarecer un asunto. Cuando llego a la Comisaria me dicen que en la cervecería hubo una fiesta clandestina a lo que yo le explique qué abrí el bar como lo hago los viernes y sábado”.

Artuso contó que las autoridades policiales le manifestaban que en el lugar se había desarrollado una fiesta en la que había gente bailando y que a través de videos, la situación tomó estado público por lo cual se debía abrir una causa.
Sin embargo cuando le muestran los videos asegura que una de las filmaciones no fue realizada en el interior de su bar: “En un momento se ve una imagen de gente bailando, detrás una tele y el que conoce el lugar sabe que no tenemos televisor ni paredes blancas. Fue mi esposa la que le dice que lo que se veía no correspondía a su bar y ahí los policías se empezaron a mirar entre ellos”.
La pareja desmintió que la policía se haya acercado al lugar como se publicó en algunos medios y subrayaron: “Me inician una causa penal con un video de Instagram y con el argumento de que la tenían que iniciar porque tomó estado público. Pero lo que tomó estado público es una captura que hizo un periodista del Instagram de una persona y que une los videos que alguien subió de adentro de nuestro bar con los otros que fueron filmados en un domicilio particular”.
Ernesto anunció que hasta que las condiciones no cambien no abrirá las puertas de su cervecería y si bien le manifestaron que la causa no prosperaría porque se esclareció lo sucedido, al mal momento lo atravesó igual.
“Antes de hacer este lio me pudieron haber preguntado si se trataba de mi bar. Yo jamás tuve una causa penal, a mí me preocupa y por más que me digan que no va a prosperar, a mí me puso mal, a mi familia la puso mal y la verdad que yo así no quiero salir a trabajar” señaló.
Por ultimo agradecieron a toda la gente que les hizo llegar el apoyo por esta triste situación que les tocó vivir.

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin