Press "Enter" to skip to content

Germán Marini presentó un proyecto en el H.C.D para garantizar el derecho de despedida del paciente terminal de Coronavirus

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Propone que se elaboren los protocolos para que familiares y allegados puedan despedir a su ser querido o que se faciliten las herramientas tecnológicas, en caso de que no se pueda hacer de manera presencial.

El concejal Germán Marini, de la bancada del Frente de Todos, informó que presentó un proyecto en el Honorable Concejo Deliberante que busca garantizar la conectividad y el contacto con los lazos afectivos de quienes están sufriendo el proceso del COVID-19.
Para la elaboración del proyecto se contó con el aporte de María Eugenia Calbet.
“El momento que estamos viviendo nos debe encontrar unidos y conteniendo a quienes más lo necesitan en todos los aspectos”, expresó el edil en su cuenta de Facebook.
A grandes rasgos lo que se busca es que se implemente un protocolo, en el cual los pacientes terminales de COVID-19 tengan el derecho de una despedida presencial de sus familiares y allegados; en caso que ese protocolo no este hecho, facilitar herramientas tecnológicas que permitan ese contacto.
Proyecto de Resolución Ref. “Diseño, desarrollo e implementación de protocolo: Derecho de despedida del paciente terminal COVID-19, con sus familiares y allegados”.

Visto:
El Decreto de Necesidad y Urgencia 260/2020 que amplía la Emergencia Sanitaria y dispone la adopción de medidas excepcionales dentro del estado de emergencia, para contener la propagación del nuevo coronavirus COVID-19.

CONSIDERANDO:
Que con fecha 11 de marzo del 2020 la Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró el brote del nuevo coronavirus COVID-19 como una pandemia.
Que a través del artículo 1 del Decreto de Necesidad y Urgencia n° 260/2020 se amplió la emergencia pública en materia sanitaria establecida por la ley n° 27541.
Que en la situación epidemiológica ha vuelto ineludible la necesidad de tomar medidas tendientes a proteger a la población de un posible contagio y circulación del virus y por ello se dispuso el confinamiento obligatorio de todos los ciudadanos/as argentinos, denominado cuarentena.
En tiempos de pandemia pasamos del paradigma del cuidado centrado en la persona al cuidado centrado en la comunidad, afirma en un documento una veintena de expertos entre los que hay bioeticistas, filósofos, sociólogos, abogados, paliativistas, psiquiatras y psicólogos.
Este grupo se corrió de la mirada hegemónica de la pandemia y armó una red llamada «Cuidados, derechos y decisiones en el fin de la vida», del Conicet. El objetivo es generar un espacio de intercambio entre los investigadores y entrar en diálogo con quienes gestionan instituciones públicas y privadas, siempre en torno a las decisiones del «fin de la vida».
Su coordinadora es Graciela Jacob, socióloga, médica máster en medicina paliativa, expresidenta de la Asociación Argentina de Medicina y Cuidados Paliativos y exdirectora del Instituto Nacional del Cáncer. Cita textual… «Hay infinidad de personas que no tienen idea de lo que les va a pasar. Y no se les ocurre pedir por sus derechos porque no los conocen. Cuando un paciente empieza a ir mal, le ponen un respirador, está sedado y deja de tener la capacidad de tomar decisiones. Las puede tomar antes, no durante de ese período. Hay que ver cómo se desarrollan estrategias como para que cuando alguien ingresa a un hospital se pueda saber si tiene decisiones anticipadas tomadas. Todo paciente, por ley, tiene derecho a decir cómo quiere ser atendido.»
Dentro de un documento el CONICET provee las siguientes recomendaciones que configuró esta red se encuentra el tema del entorno afectivo. «La muerte aislada y en soledad impone una condición de sufrimiento insospechado y agrava, para el/la paciente, para su familia y/o entorno afectivo y la sociedad en su conjunto, las consecuencias emocionales en el procesamiento de despedida y duelo». En el ítem número 8, recomienda «facilitar por medios tecnológicos, de ser necesario el contacto y la comunicación del paciente con su familia y entorno durante todo el proceso de internación y extremar las medidas para facilitar el acompañamiento, prioritariamente a las personas en situación de agonía y previsible muerte inminente, por un acompañante (familiar, referente afectivo, asistente espiritual y/o voluntario/a)».
Más adelante, en el punto 12, apela a «garantizar el derecho a la despedida de los seres queridos durante el proceso de final de vida y que dicha instancia sea lo más humanizada y confortable posible». Propone también garantizar el acceso a medidas de protección y bioseguridad para que los seres queridos puedan ver el cadáver. Si no tratamos al enfermo y a su familia con algún grado de empatía vamos a ver duelos traumáticos, mal procesados, que van a durar mucho tiempo, que van a llevar a la gente a enfermarse, a tener más accidentes, perder capacidad laboral. Tenemos que pensar también en términos emocionales y psicológicos la pos pandemia.

POR TODO ELLO EL HONORABLE CONCEJO DELIBERANTE ACUERDA Y SANCIONA CON FUERZA DE RESOLUCIÓN:
Artículo 1º: Solicitase al Poder Ejecutivo del Partido de Bragado que, a través del Comité de Crisis Local, implemente un protocolo para cumplir con el derecho a despedida presencial de los pacientes terminales de COVID-19 con sus familiares y allegados. De no existir tal protocolo se diseñe, desarrolle e implemente, como así también articulen los medios para las despedidas presenciales y de no ser posibles por cuestiones de bioseguridad se arbitren los medios para la adquisición, capacitación y entrega de equipos de soporte tecnológicos con los cuales se puedan ejercer el Derecho a Despedida de forma segura.-

Artículo 2°: DE FORMA.

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin