Press "Enter" to skip to content

Tour de France 2020: Lo que hay que saber de la edición más particular de la historia

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Tapabocas y alcohol en gel serán los protagonistas de la máxima prueba del ciclismo que comenzará hoy en Niza. Si hay dos positivos en un mismo equipo, éste será excluido de la carrera.

Está a punto de comenzar un Tour distinto, atípico, fuera de sus fechas habituales, con medidas de seguridad sanitaria muy estrictas y un recorrido que en lo deportivo promete no desvelar el secreto del ganador hasta el último sábado, 19 de septiembre, cuando una etapa a pura escalada en la Planche des Belles Filles permita conocer la foto del podio final.
El recorrido apenas sufrió reformas desde su planeamiento original. A pleno sol, el pelotón saldrá de Niza, ciudad de tradición arraigada al ciclismo, en medio de importantes medidas de seguridad sanitaria, todo ello motivado por la pandemia de COVID-19.
La organización de la carrera más importante del calendario ciclista debió que adaptarse a la situación con la convicción de salvar una prueba de la que depende buena parte del futuro del ciclismo.
El prefecto del departamento Alpes Marítimos, Bernard González, anunció que la salida en Niza se hará a puerta cerrada ante el repunte del virus, y los espectadores que asistan a las dos primeras etapas tendrán que llevar tapabocas. Tampoco se permitirá el estacionamiento en los puertos.
La prueba tendrá el mismo recorrido previsto para julio, cuando la situación sanitaria obligó a retrasarla para hasta agosto-septiembre.
Entonces, la organización esperaba que el virus estuviera más controlado, pero en las últimas semanas se multiplican los rebrotes en Francia, lo que ha llevado al Ejecutivo a elevar el nivel de seguridad.
Con más de 3000 contagios diarios, Francia, el único país por el que discurre este año el Tour, afronta la vuelta al colegio y el final de las vacaciones, dos situaciones que pueden hacer incrementarse todavía más el número de positivos.
En ese contexto, el Tour prosigue con sus planes y diseñó un plan con el que espera mantenerse al margen del avance del coronavirus.
Los tapabocas y la distancia de seguridad serán la norma durante las 21 etapas y las dos jornadas de descanso que desembocarán el próximo 20 de septiembre en el tradicional podio de los Campos Elíseos de París.
Para preservar la carrera, se creó un dispositivo de burbuja que protegerá a los corredores y al cuerpo técnico y sanitario de cada equipo. Se limitarán al máximo las interacciones con los otros integrantes de la prueba, incluida la prensa y el público.
Los test serán frecuentes entre los que entren dentro de esa cortina de seguridad, aunque persisten las incógnitas sobre lo que sucederá si se producen positivos en su interior.
La organización prioriza el principio de que si hay dos positivos en el seno de una misma formación, esta será excluida de la carrera, algo que ha motivado las protestas de los equipos. Se mantiene el diálogo para llegar a un acuerdo.
El director del Tour, Christian Prudhomme, aseguró que habrá público, pero menos, porque en septiembre la mayor parte de los franceses no tiene vacaciones y los chicos comenzaron ya el colegio. Además, se espera que haya menos extranjeros, que en otras ediciones representaron el 20 % del público y hasta el 50 % en algunas etapas montañosas.
Habrá campañas de sensibilización para que en las cunetas se respeten también la distancia de seguridad y se lleven tapabocas y se instalaron puntos para repartir alcohol en gel. Hasta dos toneladas serán distribuidas durante la prueba.
El acceso a las salidas y a las llegadas será controlado, con menos público que en ediciones anteriores para poder respetar la distancia de seguridad, así como en los puertos, donde se filtrará el acceso de aficionados.
La caravana también redujo su envergadura. De los 5000 acreditados habituales se pasó a unos 3000 -todos ellos con la obligación de presentar un test PCR negativo- y la zona técnica de la organización, que normalmente supera los 9.000 metros cuadrados, tendrá en esta ocasión 5500.
También se redujo la tradicional caravana publicitaria que precede el paso del pelotón y que será de 100 vehículos, frente a los 160 habituales.
Varias televisiones decidieron también achicar su dispositivo y muchos comentaristas narrarán la carrera desde los cuarteles generales de sus medios, sin seguir la carrera in situ.
El Tour, sin embargo, no perdió el interés televisivo y será transmitido en directo en 100 países, mientras que otros 90 difundirán imágenes de la carrera.

Uno de los ciclistas colombianos, presente en la gran carrera.
Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin