Press "Enter" to skip to content

1970 – Parroquia San Martín de Porres– 2020

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Nuestro encuentro con la Palabra de Dios…
-Pbro. Gustavo Sosa

Domingo 30 de Agosto de 2020 Domingo 21 durante el año Mt 16,21-27. Cuando Jesús anuncia por primera vez que va a Jerusalén a padecer y que allí será entregado a muerte y resucitará al tercer día, se encuentra con la reacción, de buena fe, pero exagerada, de Pedro que quiere impedir ese fracaso a Cristo.
La respuesta de Jesús hoy no es ciertamente de alabanza, como en el domingo pasado, sino una de las más duras palabras que salieron de su boca: “Apártate de mí, Satanás”. Cristo le invita –nos invita- a pensar como Dios y no como los hombres. Y esto, ¿por qué?
Porque los hombres pensamos en clave de éxito y no de fracaso. Y cuando no viene ese éxito, nos invade la depresión, el desaliento y la tristeza. Miremos lo que está ocurriendo con tantos, en medio de esta pandemia.
En segundo lugar, los hombres pensamos en clave de poder y ambición, y no de humildad y desprendimiento. A Pedro no le cabe en la cabeza la idea de la humillación, del despojo, del último lugar. No había entendido que toda autoridad se debe ejercer como servicio, y no como dominio. ¡Le quedaba tanto por madurar! Nos queda tanto por madurar. Pensamos como los hombres y no como Dios…
Finalmente, los hombres pensamos en clave de comodidad y no de cruz. ¿A quién le gusta la cruz? Ya nos avisó Jesús. No nos prometió que su seguimiento sería fácil y cómodo. “Carga con la cruz y sígueme”. – Preferimos un cristianismo “a la carta”, aceptando algunas cosas del evangelio y omitiendo otras. La cruz la tenemos, tal vez, como adorno en las paredes o colgada del cuello. Pero de que esa cruz se hunda en nuestro corazón, no queremos saber nada.
Si alguien me preguntara que significa cargar la cruz, le diría que mire a su alrededor y vea lo que estamos viviendo: Cruz de los enfermos que no saben cómo terminará su estado; cruz de los agentes sanitarios, que en muchos casos, ya no dan más; cruz del que se quedó sin trabajo; cruz del que llora algún muerto; cruz de aquellos bien intencionados que siguen luchando a pesar de todo; cruz de una población que vive angustiada en una misma enfermedad; cruz de pensar que los recursos sanitarios son escasos, que los alimentos son escasos, que las posibilidades de futuro son escasas; cruz que aguanta la irresponsabilidad de muchos que piensan que no les pasa nada y no se cuidan, ni cuidan a los demás…
Quiero reafirmar mi fe en Jesús, el Salvador, que ha vencido a la muerte y que, al seguirlo, nos da la fuerza para alcanzar juntos la gloria del Padre Celestial, donde Cristo reina para siempre.

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin