Press "Enter" to skip to content

La bragadense que rompe cadenas, da el ejemplo y palpita grandes cambios

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

-Brenda Beccaglia levanta la bandera del medio ambiente con el proyecto de ecobotellas

No recuerda con precisión cuándo comenzó a ser parte de esta lucha, aunque sí tiene claro el porqué. Sabe que la tiene algo difícil, por eso está con más fuerza que nunca.
Brenda Beccaglia es una vecina de 18 años que tiempo atrás acercó a Bragado el proyecto de las ecobotellas. Y lo cuenta con la misma pasión que cuando está manos a la obra.
Sobre el proceso, detalla que una botella se llena con plásticos, se envían a la fundación “Llená una botella de amor” para el acopio y la fábrica “Econciencia” recurre a la termofusión para obtener listones de plástico compactado. Así se construyen diferentes cosas que pueden ayudar al que más lo necesita.
“Es una forma de cerrar el ciclo de los plásticos de un solo uso, que acá en Argentina la única salida es un relleno sanitario, porque es muy difícil de reciclar”, avanza.
Esta idea la presentó el año pasado, cuando cursaba el último año en Normal y fue aceptada de manera inmediata. También la convocó el intendente Vicente Gatica, quien le prometió un espacio verde en la plaza Alfonsín, aunque eso “quedó en la nada”, como señala. Así, se contactó con “Ayuda a un galgo”, grupo que comparte el proyecto y, cuando puede, traslada las botellas a la fundación.
Con lo anterior todavía en su cabeza, reconoce que la propuesta “como que no avanzó mucho”. Acá agrega que pasa como en casi todo, porque se genera conciencia, pero “nunca se termina de concretar algo”.
De todos modos, es más que optimista. Confía en los jóvenes, y asegura que andan con “bastantes ganas de promover estas acciones” para que la conciencia sea total. A esto lo siente “en un futuro cercano”, tal cual suma.
“Yo siento que si no te movés, no sentís el ruido de las cadenas que te tienen atado”, expresa. Su idea es, según añade, “generar buenas acciones”. Muchas de ellas las concretará cuando sea trabajadora social, carrera que comenzó este año.
“Yo espero que, como ciudad, algún día podamos generar completas acciones en cuanto al cambio climático, las injusticias, las desigualdades”, suelta. Tampoco duda en reforzar que es “un proceso que lleva tiempo”.
“Nuestras acciones no son nada y, a la vez, son todo, porque cualquier cosa que hagas tiene un impacto positivo o negativo. Tenés que ser consciente de que lo que hagas va a hacerle bien o mal a otro, porque somos una sociedad”, resume Brenda.

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin