Press "Enter" to skip to content

El oficialismo se regaló otra noche de Concejo para el olvido

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

El bloque que responde al intendente Vicente Gatica volvió a padecer una jornada adversa en el recinto y quedó al borde de dos reveses parlamentarios, que hubieran precipitado una crisis política en la conducción de la alianza gobernante. Un acuerdo precario y de apuro en plena sesión consiguió rescatarlo del papelón.

-Por Agustín Ciotti

Apenas disimulado detrás de las capas del maquillaje de las «vueltas a comisión», en el microclima político local hubo coincidencia en que el saldo de la primera sesión semi-virtual de la historia del Concejo Deliberante bragadense fue desastroso para los intereses del oficialismo.
El fracaso en el primer intento por nombrar a su candidata a jueza de Faltas desnudó, una vez más, la flacidez de la estructura de la coalición Juntos por el Cambio y una sucesión de «errores de cálculo» que colocaron al Palacio Municipal al filo del precipicio del ridículo.
El hecho de que Victoria Maffasanti iniciara el viernes todavía como titular de OMIC, pero no sucesora de Guillermo Castignani, fue apenas uno de los pasos en falso de los representantes del intendente Vicente Gatica en el recinto, dentro de una serie de desaciertos que completaron una noche deliberativa para el olvido.
La formalización vía nota a la presidencia del cuerpo del nuevo «equipo» de la bancada, diezmado en su cantidad de miembros -apenas ocho, cuando en el amanecer del año eran once-, pero en apariencia reforzado en su identidad y lealtad hacia el jefe de la comuna, produjo el efecto totalmente contrario al de aislar a los dos «irreverentes» de Acción para el Desarrollo y a la recientemente «expulsada» Daniela Monzón.
Lejos de sus estimaciones, el alcalde no encontró, a la hora de la verdad, ningún gesto cómplice del peronismo para concretar sus planes en el Juzgado y el expediente retornó sin demoras ni escalas a la Comisión de Asuntos Legales, casi con la misma celeridad con la que había llegado al recinto, apenas una semana después de su presentación formal.
La jugada del despacho prematuro del proyecto para crear el Consejo Asesor de Salud, firmado por Monzón y el justicialista Fernando Maidana, también terminó resultando audaz, ya con el «diario del viernes» repartiéndose en las calles y las oficinas públicas. El riesgo evidente de un revés en la votación llevó a los exponentes del desinflado bloque oficialista a negociar de apuro, en pleno desarrollo del debate, una vuelta a Comisión.
El «acuerdo de tablas» terminó ofreciendo a los delegados del intendente una salida elegante frente a una hipótesis concreta de doble derrota, que hubiera precipitado una crisis política sin precedentes en la Era Gatica. La ecuación, advirtieron desde la bancada presidida por Fernando Franzoni, estaba clara: para el Juzgado de Faltas, el oficialismo contaba, en el mejor de los casos, con ocho votos favorables, todos ellos aportados por el bloque propio.
La oposición, en cambio, reunía siete, que podían transformarse en diez con el empujón final de los «excomulgados», que ya habían expresado públicamente en el transcurso de la semana su desacuerdo con el procedimiento que derivó en la postulación formal de Maffasanti.
Un escenario similar podía replicarse con el Consejo Asesor de Salud, proyecto que desencadenó el más reciente quiebre en la bancada oficialista: si el peronismo en su totalidad acompañaba la propuesta de Monzón y lo propio hacían los dos concejales de Acción para el Desarrollo, el papelón hubiera sido inapelable.
Como en mayo, cuando perdió sus primeras votaciones de la mano de las fracturas intestinas, y con el infortunio de la pandemia que golpea a Bragado con la vehemencia propia de quien aplica a un otro un castigo inmerecido, el gobierno local volvió a ceder el control de la iniciativa política en la arena parlamentaria, en el mismo escenario en el que, hasta comienzos de este año, parecía invencible.

Cuarto intermedio y negociaciones a contrarreloj entre presidentes de bloques, una de las postales de la última sesión del Concejo Deliberante.
Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin