Press "Enter" to skip to content

La Cigüeña podría llamarse Luciana

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

-Por Adriana Ferrari

Una investigación de la Ginecóloga Devenutto se publicará en una revista científica de Oxford

Para los médicos, la publicación de sus trabajos en una revista científica internacional, es algo muy importante. Significa que su investigación es valiosa para ir resolviendo problemas de salud de la humanidad. Por eso, cuando a la doctora Luciana Devenutto le comunicaron que su investigación ha sido admitida en la revista europea Human Reproduction, prensa de la Universidad de Oxford, se sintió desbordada de felicidad, ya que significa que está en el buen camino, donde tiene mucho por andar, ya que apenas ha celebrado sus 29 años.
Luciana nació en Bragado, tiene un apellido ilustre para el periodismo local, porque su abuelo y su padre llevaron adelante durante más de 50 años la dirección del diario “El Censor”. Su papá es “Juanjo” Devenutto y su mamá, Alicia Mónaco, que hasta hace algunos años administraba el diario. Pero a ella le gustaban más las Ciencias Naturales, modalidad por la que optó en su secundario de la Escuela Normal, donde tuvo el honor de recibirse como abanderada. A los 24 años ya tenía su título en Medicina (con diploma de honor) y decidió que su especialidad sería la ginecología. Ya en esa área, sintió la necesidad de profundizar en el tema de la infertilidad. Por eso, junto a dos reconocidos médicos de la fundación PROCREARTE, los doctores Ramiro y Tomás Quintana (padre e hijo) hizo una revisión, con la lectura de mucho material, sobre una técnica creada por el médico japonés, Dr. Kawamura, que aún está en etapa experimental. Se trata de una cirugía laparoscópica y autotrasplante, para estimular la producción de óvulos y así lograr que la paciente con menopausia precoz, tenga chances de tener un embarazo con su propio material genético, ya que de otro modo debería recurrir a la donación de óvulos. Ella lo explica sencillamente en un video donde con filminas va señalando los pasos para que finalmente aparezca el “huevo” que podría dar inicio a la vida. La novedad está en la forma de conseguir el óvulo, que consiste en extirpar parte de un ovario, fragmentarlo en tiras y en el mismo acto quirúrgico reintroducirlo para estimular la reserva ovárica que puede estar “dormida”. Obviamente, el tema es más complejo que esta reducción de conceptos, apta para todos los que no somos médicos, pero lo central es que, de aplicarse la técnica en nuestro país, podrían aumentar las posibilidades de muchas mujeres que no podrían lograr un embarazo con sus propios óvulos. En España hubo un 28 % de éxito y en Japón, el 35% , muy buen número, comparado con el 5% que sería posible en forma espontánea.
Si bien ya recibió la comunicación de Oxford, aún no se hizo la publicación, pero cuando esto ocurra, es probable que haya mayor interés de la comunidad científica para que esta alternativa comience a desarrollarse en nuestro país, con su correspondiente protocolo. Luciana tiene muchas expectativas, ya que está convencida de que puede llevarse a cabo. De ser así, se abrirán nuevas posibilidades para la fertilidad femenina y ella habrá sido una de sus impulsoras.

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin