Press "Enter" to skip to content

Un supermercado chino tuvo que cerrar tras confirmarse que un trabajador dio positivo de COVID-19

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Los dueños argumentaron que no podían atender al público por un problema eléctrico.

Un supermercado chino ubicado en el centro de la ciudad debió cerrar sus puertas luego de que se notificara que se habían registrado al menos un caso positivo de COVID-19. Personal de Guardia Urbana se hizo presente en el lugar para notificar a sus dueños que tenían que mantener cerrado por 48 horas y realizar trabajos de desinfección.
Lo curioso fue el cartel que se colocó en la cortina metálica del amplio local que se encuentra en la esquina de Brandsen y Rivadavia, donde se informaba que el supermercado iba a estar cerrado aunque los motivos que se esgrimen no eran los reales.
“Cerrado hoy por reparación de luz abrimos el lunes” indicaba el papel que se pegó el sábado. El caso positivo corresponde a un trabajador del lugar que no estaba asistiendo desde hacía varios días ante la aparición de los primeros síntomas.
Según lo indica la normativa, aquellos comercios en los que se detecten casos positivos de Coronavirus, deben permanecer cerrados por 48 horas para hacer la desinfección del local.

Foto: Leonel Ávila.

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin