Press "Enter" to skip to content

Recuperan documentación argentina histórica en Estados Unidos

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Lo hizo la Policía Federal. Son bocetos de papel moneda nacional de los años 1935, 1948 y 1983.

Agentes federales del Departamento Protección del Patrimonio Cultural repatriaron bocetos de papel moneda nacional de los años 1935, 1948 y 1983, no emitidos por el Banco Central, desde la Ciudad de Nueva York, Estados Unidos.
La investigación surge en enero de 2018, a raíz de una denuncia por parte de la Dirección del Museo Histórico y Numismático “Carlos Janson”, sobre la desaparición de diversos bocetos no emitidos por el Banco Central de la República Argentina, los cuales fueron extraídos de forma ilegal de nuestro país y estaban siendo rematados en una Casa de Subastas en la ciudad estadounidense de Nueva York.
Es por ello que se comenzó a llevar a cabo la investigación en cooperación internacional con Interpol Washington y el “Equipo de Crímenes de Arte del F.B.I.”, con el fin de localizar dichos objetos pertenecientes al Estado Argentino, ubicados en los Estados Unidos.
Luego de las tareas investigativas realizadas, se pudo determinar que algunas piezas buscadas se encontraban en poder de un ciudadano norteamericano, de los mayores coleccionistas de billetes argentinos, quien incluso había escrito diferentes obras referentes a la temática.
Posteriormente, los detectives del FBI tomaron contacto con este hombre, quien hizo entrega inmediata de los prototipos de los billetes, quedando estos a disposición del Juzgado Nacional en lo Criminal y Correccional Federal N° 7, a cargo de Sebastián Casanello.
Cabe destacar que los bocetos, ocho en total, se tratan de diseños realizados a mano, con diferentes técnicas, por artistas destacados en especialidad desarrollada en el área de Diseño del Banco Central, Casa de Moneda o diseñadores de empresas extranjeras. Asimismo, se pudo observar el buen estado de conservación y la alta calidad museística de las piezas recuperadas.

Fuente: DIB.

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin