Press "Enter" to skip to content

Clausuraron un supermercado chino: Sospechan que había trabajadores que tenían que estar cumpliendo con el aislamiento

La clausura fue por 24 horas. El sábado se confirmó que uno de sus empleados dio positivo de COVID-19.

En nuestra edición anterior se informó sobre la situación de un supermercado chino, ubicado en el centro de la ciudad, que tuvo que cerrar por 48 horas tras haberse confirmado que uno de sus trabajadores había dado positivo de COVID-19.
El resultado del testeo llegó el sábado y tras corroborarse que se trataba de un empleado, que fue aislado desde que comenzó con los síntomas, se obligó a cerrar el local ubicado en Rivadavia y Suarez para llevar a cabo todas las tareas de desinfección.
De acuerdo a la normativa vigente, cumpliendo con todos los requisitos el supermercado podía reabrir sus puertas al público desde ayer pero una irregularidad obligó a que nuevamente tuvieran que permanecer cerrados.
Fue cuando personal de Guardia Urbana se hizo presente en el lugar para solicitar el certificado de desinfección y confirmar que los trabajadores que tenían que estar en aislamiento preventivo no estuviesen cumpliendo tareas laborales en el comercio.
Según trascendió, las primeras sospechas de irregularidades comenzaron cuando se pidió que sean reunidos la totalidad de los empleados que estaban prestando funciones, cuestión que demoró algo de tiempo.
Pero lo que generó más dudas es que se advirtió que había personas que se estaban retirando por una puerta trasera, lo que llevó a los inspectores a dudar si se trataba de algún trabajador que tenía que estar aislado por haber tenido contacto estrecho con el positivo.
Si bien eso no pudo confirmarse, se labró un acta de infracción y se hizo la clausura del comercio por 24 horas.
En ese periodo se tendrán que volver a hacer tareas de desinfección y antes de reabrir las puertas, Guardia Urbana tendrá que corroborar que todo el personal presente esté apta para trabajar.