Press "Enter" to skip to content

Alberto Melo y una carta escrita por su hijo

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

-Está dedicada a Bragado Club y teñida de cálidos sentimientos

Hola a todos, me permito publicar esto escrito por mi hijo para su querido Bragado Club; no debería compartirlo, pero no puedo evitar hacerlo.!Saludos, Chau!

“Bragado, 14 de Agosto, 2020.

A MI QUERIDO BRAGADO CLUB…
Hoy se cierra una de las etapas más importantes en mi vida. Una etapa que me permitió seguir desarrollando mis capacidades para crecer día a día desde un punto de vista profesional; pero por sobre todas las cosas, desde un punto de vista personal.
Siempre que se cierra una puerta, se abre una nueva con un sinfín de oportunidades para poder seguir transitando el camino de la vida. Porque el deseo de vivir es así: Incondicional e insaciable.
Es por eso que hoy, decidí tomarme unos minutos para agradecer.
“Los científicos dicen que estamos hechos de átomos, pero a mí un pajarito me contó que estamos hechos de historias.” Y no solo estamos hechos de historias, sino también; de personas.
Está claro que no transitamos nuestro recorrido solos. Somos un pedacito de todos, y cada uno de esos todos que forman parte de mi vida y me brindaron unos minutos de sus conocimientos, lograron tocarme. Y por eso, les debo algo. Quizás no baste con un simple ¡gracias!, pero los recuerdos permanecerán por siempre en mis mejores memorias.
Es gracias a ustedes que pude elevarme por encima de lo posible y lograr ese entusiasmo que, tanto a mí como a varios, nos puede mantener vivos.
Mediante estas líneas quiero agradecerle a la institución que permitió transitar 15 años de mi vida de forma ininterrumpida: mí querido Bragado Club.
Toda mi vida se encuentra ligada a este hermoso club: El comienzo de mi amor por los colores empezó hace mucho tiempo, cuando mi papá pasaba gran parte de su vida enseñando fútbol. Esta institución permitió que mi papá y mi mamá se conozcan. En ella pude conocer a la mayoría de mis amigos, de los cuales al día de hoy sigo en contacto.
Porque de esto se trata: Somos algo más que un simple club, somos una familia.
No quiero recordar todos los momentos y las tardes enteras que pasé en el club porque me tendría que extender más de lo debido y no es el propósito que quiero demostrar en estas líneas. Busco expresar mis sentimientos de felicidad y gratitud por haber formado parte del club. Porque gracias a esa posibilidad, logré aprender muchas cuestiones que no aprendí en otro lado.
“Dentro de lo amateur, ser lo más profesional posible”. De eso se trató siempre: de la disciplina, la constancia, la competitividad, de la amistad y por sobre todas las cosas, del respeto. Respeto con cualquier persona, no importa quien sea.
Existen situaciones en las que ganar en lo deportivo pasa a un segundo plano y lo que verdaderamente importa es ganar en lo personal. En lo afectivo. Esas cuestiones de vida siempre pregonaron en nuestro club y permitieron que pueda aplicarlo a mi vida personal para poder ser una mejor persona.
Los recuerdos permanecen de forma imborrable en mi mente y en mi corazón.
Esta noche, al apoyar la cabeza en la almohada, voy a pensar en cada uno de los momentos que pasé en el club”.

MANUEL MELO, Ingeniero Químico.

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin