Press "Enter" to skip to content

Día del Maestro: Fernanda y su incansable lucha por la igualdad

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

-Tiene una trayectoria de 18 años, y desde hace 6 dirige los destinos de la EP Nº 11 de La Limpia

En el país se conmemora el Día del Maestro el 11 de septiembre, en homenaje a Domingo Faustino Sarmiento, quien falleció en esa fecha en 1888 en Asunción del Paraguay, tras haber viajado al país vecino por indicación médica.

A nivel local, son muchos los vecinos que respiran este mundo tan especial. Uno caso es el de Fernanda Palmares, directora de la EP Nº 11 de La Limpia desde hace 6 años, quien cuenta su historia a este medio.
Cuando terminó la secundaria, tenía claro que no se quería ir de Bragado. Su elección fue maestra aunque, como recuerda, “no estaban tan convencida” hasta que comenzó las prácticas docentes. Primero se recibió de nivel inicial y, luego, de primario, camino que recorre hace 18 años.
“Yo siempre fui docente de escuela urbana. Tengo la mayoría de mi antigüedad docente en la Escuela Nº 7, siempre acostumbrada a trabajar con muchos alumnos y a trabajar en doble cargo”, dice.
A La Limpia llegó tras aprobar el concurso de directores. Como se trata de una escuela unitaria, su trabajo combina la parte administrativa y la pedagógica, lo que define como “todo un desafío”.
Enseña para 11 alumnos, de 1º a 6º año. Por diferentes motivos, 5 de ellos hoy viven en Bragado y antes de la pandemia, eran trasladados en el transporte del Consejo Escolar.
No duda un segundo en afirmar que la escuela “es la contención fundamental para estos nenes”. “Es como una familia. Es un hogar dentro de la escuela. Somos pocos, entonces tenemos acceso no solamente a lo pedagógico, sino también a contenerlos emocionalmente o ante dificultades familiares que ellos pasan”, agrega.
Desde marzo, la realidad es otra: las puertas se cerraron y se tuvieron que reinventar. Como algunos alumnos viven a unos kilómetros de la escuela, no hay señal para las comunicaciones, otra de las cosas que complica todo. Por eso, viaja cada 15 o 20 días a repartir actividades, juegos, libros y revistas “para que todos estén en igualdad de condiciones”, según indica.
Además, expresa que se encarga de “brindarles todas las herramientas para que ellos puedan salir al mundo”, y logren ser autónomos, debatir y tengan conocimiento general.
“Mi meta siempre fue trabajar por la igualdad”, revela. Está convencida de que “para que un niño pueda aprender, primero tiene que estar bien emocionalmente”, tal cual añade.
En noviembre último, terminó de rendir el examen para directora titular, designación que espera ansiosa. Con orgullo, suelta que fue algo “muy importante”, ya que de 23 responsables provisionales solo 5 lograron resultados satisfactorios.
Hace sonar salud y seguridad, pero resalta que educación “es lo fundamental” para el crecimiento del país. Así Fernanda redondea su historia e invita a que los jóvenes estudien esta carrera que ofrece el terciario de Normal.

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin