Press "Enter" to skip to content

La Calle

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

La frase de hoy: “Si se sigue de espaldas al diálogo, es que estamos al horno…”.

En estos días los ARGENTINOS parecemos haber recuperado la existencia y contenido de esa palabra… Que sea para bien, en medio de mucho desacuerdo. Demasiados frente a una cantidad grande de problemas.

Vvvvvv

El Jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires dijo esa palabra, dirigiéndose a los oyentes, cuando reclamó por la quita de participación decidida por el Presidente, para pagar el aumento al personal policial. Fue una forma de decirle al país todo que acudirá a la Corte de Suprema Corte en procura de justicia…

Vvvvvv

El primer mandatario, le respondió que, “argentinos son los que están en el lejano sur, a miles de kilómetros y también los que habitan a la sombra del Obelisco”. Estando muy cerca -siendo vecinos, nada le había dicho al Jefe de Gobierno porteño. Los que gobiernan suelen contarles sus pensamientos solo a la almohada…

Vvvvvv

Tampoco los uniformados de la Provincia anticiparon al Gobernador que saldrían a la calle en procura de hacerse oír, “cansados de ser humillados por la gente y no atendidos por los funcionarios desde hacía mucho”. Ni se lo contaron al “poderoso” Berni, que se enteró por la tele.

Vvvvvvo

Para poner un poco de calma al caldeado ánimo policial, apareció Walter Chiucaloni, enviado para convencer a un Oficial que bajara de una alta torre en el puente 12 de La Matanza. Por suerte, el mediador –conocido en Bragado por su buena tarea, tuvo oficio para dejar la casa en orden.
(Foto: Chiucaloni en su intento de comunicarse con el hombre en la torre)

Vvvvvv

El Gobernador se sorprendió por el reclamo que tal vez mereció un mayor intento por el diálogo previo. La confianza de la gente y de las autoridades, se logra hablando civilizadamente. Aun así, hay que destacar el acuerdo. “La comunidad nos humilla”, reprochó algún policía. Todo es cuestión de respeto mutuo, sin descalificaciones, ni excesos.

Vvvvvv

Axel Kicillof mandó un aviso a Rodríguez Larreta, haciéndole notar la diferencia de habitantes del territorio gobernado por uno y otro. Cada uno debe cargar con el cargo para el cual lo eligió la gente. Tratándose bien todo será más fácil. En los papeles somos un país federal, pero unitario en los hechos…

EN EL BUEN RECUERDO
Sergio Pérez, tenía 52 años, una conocida historia familiar y propio grupo íntimo, conformado por esposa y tres hijos. Ante las palabras escritas por Nicolás, su hijo, publicadas en la edición de ayer, es para no agregar nada más. Sólo lamentar que un ser humano de su calidad, ya no esté al alcance de la vista. Ya no llegue a dejar ropa o alimentos “para entregar a quien haga falta”. No poder reencontrar a través suyo, la figura de Jorge, su padre, con quien imaginamos el reencuentro en el mejor lugar.
Son tiempos de despedir a muchos seres, tanto que las palabras parecen unirse a la soledad y adherir al silencio que expresa el duelo. Quedamos con la certeza que la trayectoria de vida de Sergio, lo mantendrá entre nosotros y la Fe ayudará a sus seres queridos frente al vacío dejado.

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin