Press "Enter" to skip to content

1970 – Parroquia San Martín de Porres – 2020

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

“Nuestro encuentro con la Palabra de Dios…”
-Por Pbro. Gustavo Sosa

Cuando leemos los libros de historia, caemos en la cuenta de que hay dos grandes motivaciones que explican muchas de las acciones que desarrollan los individuos y los pueblos: La ambición y el deseo de venganza. Es lamentable decirlo, pero es la realidad.
-La ambición, que significa la búsqueda del poder político y económico, algunas veces utiliza un lenguaje más sutil, como es hablar de los sueños de gloria y honra… Este discurso se ha pronunciado innumerables veces para la justificación del expansionismo de las grandes potencias
-La otra motivación es la sed de venganza. El recuerdo de los enfrentamientos entre individuos y pueblos alimenta sentimientos de venganza que tienen consecuencias impredecibles. Son odios que se van acumulando y se trasmiten de generación en generación. En estos días parecía que estábamos reviviendo la guerra de unitarios y federales, y los que peinan canas recordarán azules y colorados…
Pero no nos damos cuenta de una gran verdad: La primera y principal víctima del odio es la misma persona que le da cabida en su corazón. Noche y día mastica venganza. Se trata de un poderoso tóxico que mata la alegría de vivir e imposibilita que florezca un proyecto de superación y creación de futuro. Y miren, el que mastica bronca, escupe rabia…
Las lecturas de este domingo nos invitan a ver los acontecimientos de la vida, no desde la orilla de los odios y rencores, sino desde la otra orilla, la de la reconciliación y el perdón.
La encarnación de Jesús es el mensaje más poderoso de perdón y reconciliación. Jesucristo entrega su vida en la cruz para reconciliarnos con Dios. En el pasaje evangélico que hoy leemos, Jesús desarrolla una hermosa catequesis sobre el perdón.
-El punto de partida de esta catequesis es una pregunta que hace el apóstol Pedro: “¿Cuántas veces debo perdonar a un hermano que me haga algún daño? ¿Hasta siete veces?”. La pregunta de Pedro refleja una actitud muy extendida, según la cual todo tiene sus límites: “Quizás perdone una o dos veces; pero es imposible que perdone una tercera vez”. -Así pensamos los seres humanos.
Pedro se debió sentir muy desconcertado e incómodo cuando el Señor le dijo: “No digo que, hasta siete veces, sino hasta setenta veces siete”. Esta respuesta no establece un cupo máximo para el perdón. El mensaje es otro: El perdón no puede tener límites, porque el amor no conoce límites.
Para desarrollar esta idea, Jesús les propone la parábola de un administrador que fue perdonado por su jefe a pesar de sus malos manejos, pero que fue cruel e implacable con los que tenían cuentas pendientes con él.
Nuestra sociedad argentina tiene muchas heridas que curar. Hay que poner todos los medios para que cicatricen. Y hay que trabajar, desde la educación, para que las nuevas generaciones superen los odios ancestrales y desarrollen unos valores éticos diferentes que nos permitan ponernos de acuerdo en un proyecto de país incluyente y tolerante.
No podemos seguir intoxicados por los odios y rencores. Hay que superar el lenguaje de confrontación y buscar unos consensos básicos que nos permitan avanzar en la construcción de una patria distinta.

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin