Press "Enter" to skip to content

El bien y el mal ¿Deben definir por penal…?

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

-Por Marcelo Elías

El presidente Fernández dio un paso firme, decidido hacia la confrontación abierta, la división profunda, la maximización de la llamada grieta.
En un acto convocado con urgencia, por la crisis policial, anunció el DNU por el cual transfiere un punto de coparticipación, más de 35000 millones de pesos, de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires a la provincia.
Este decreto corona una escalada contra la ciudad y su jefe de Gobierno.
Desde comparar lo incomparable, por sus características institucionales y económicas, La Matanza/CABA hasta manipular cifras y distorsionar hechos político/institucionales.
La Matanza no tiene que mantener justicia, policía, sistema educativo, de salud y tantos otros organismos y servicios propios, no administra un banco y no recauda por su cuenta el 66% de su presupuesto, mientras La Matanza solo el 35%.
Sumamos otros datos para el análisis: Más del 35% de la matricula educativa de CABA son alumnos del conurbano; el 40% de los pacientes del sistema de salud provienen del conurbano, debemos sumar servicios como el transporte, seguridad y otros que utilizan diariamente millones de bonaerenses, miles inclusos trabajan en el sector público de la ciudad.
-La coparticipación agregada a la Ciudad durante el gobierno anterior se debió al traspaso de la Policía Federal al Distrito, cumpliendo así con la manda constitucional que el menemismo y el kirchnerismo ignoraron durante más de 20 años.
El porcentaje de coparticipación agregado a CABA no restó un peso de coparticipación a ninguna provincia. De la masa de impuestos coparticipables, el 40% queda en la Nación y el 60% se reparten entre las provincias.
Lo que reciben Tierra del Fuego y CABA, que se formaron después de la ley de coparticipación, se deduce del porcentaje de la Nación.
La provincia siguió recibiendo aproximadamente el 23% a pesar de que aporta el 39% de la riqueza nacional y CABA pasó a recibir el 3,75 aportando el 26,5.
Como ilustra el gráfico que acompaña ésta nota, los ingresos de jurisdicción nacional hacia la provincia de Buenos Aires, crecieron durante la gobernación de María Eugenia Vidal.
Otros números importantes para comparar: De sus recursos la Ciudad recauda 66% y la provincia el 54%.
Más allá de lo económico, esto se inscribe en un plan de confrontación política.
Se reafirma la lógica populista amigo/enemigo explicitada por Ernesto Laclau y cultivada, cada uno con sus características, por Néstor y Cristina.
Hay que remontarse unas décadas para encontrar la base del pensamiento de Laclau, esa idea de que el populismo como forma de hacer política, necesita un líder totalizador y un enemigo
El pensador alemán Carl Schmitt es el creador de la disyuntiva amigo-enemigo, como eje central del juego político. Schmitt, intelectual al servicio del nazismo. En su obra, El concepto de lo político, afirma que la noción amigo-enemigo constituye la esencia de lo político.
Es positivo que Horacio Rodríguez Larreta haya decidido marcar su posición con firmeza y moderación reafirmando su vocación negociadora.
Si no gana el diálogo, y el “bien y el mal definen por penal, nadie va a ganar”.

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin