Press "Enter" to skip to content

Rafael Acuña: «Los radicales entendimos que no podíamos permitir otra diáspora de dirigentes»

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

El presidente del Comité local de la UCR inicia la transición hacia su sucesor, Gustavo Benalal, luego de que el partido lograra un acuerdo para evitar las internas. Además, aseguró que no están dadas las condiciones para que haya elecciones el 11 de octubre y adelantó que seguirá trabajando para que el radicalismo ingrese en «una nueva era».

Tras más de quince días de arduas negociaciones, invisibles para el grueso de la opinión pública, que abrieron la puerta a la unidad del radicalismo local, sin elecciones internas de por medio, el todavía presidente del Comité de la Unión Cívica Radical (UCR) de Bragado, Rafael Acuña, respira desde hace algunas horas aliviado, mientras prepara la transición a Gustavo Benalal, el hombre elegido por las diferentes líneas partidarias para su sucesión, en el período 2020-2022.
En diálogo con La Voz, el saliente titular del Comité habló de los tiempos políticos que se avecinan y de la construcción del espacio Evolución Radical, que lo tiene en Bragado como uno de sus referentes y que busca disputarle la conducción del partido en la Provincia al actual oficialismo, liderado todavía por el exvicegobernador Daniel Salvador.
Con respecto a los comicios, convocados para el 11 de octubre, Acuña dejó en claro que no están dadas las condiciones para que se lleven a cabo y confió en que, de la mano del intendente de San Isidro, Gustavo Posse, y el senador nacional, Martín Lousteau, la UCR se prepara para ingresar en «una nueva Era».

El Comité UCR Bragado logró una lista de unidad, con prácticamente todas las líneas internas incluidas. ¿Usted se considera el artífice del -acuerdo?
-“Fue una construcción de todos los grupos internos, aunque, por supuesto, como presidente del Comité, trabajé, todo el tiempo para lograr lo que finalmente conseguimos. No me considero un arquitecto ni un artífice de nada, simplemente un radical más que, como todos, entendió la necesidad de la hora”.
“Es un gran logro de todos y no queda más que felicitar a las nuevas autoridades, que van a empezar a regir los destinos del Comité de Bragado, después del 11 de octubre. Tengo que agradecer a todos los que hicieron posible este acuerdo, como Gustavo Benalal, Alfredo Godoy, Orlando Costa, Amadeo Mónaco, Eugenia Gil y, por supuesto, también Celina Sburlatti.

¿Qué representa la figura de Gustavo Benalal, dentro de esta conformación de este nuevo Comité?
-“Gustavo es un radical histórico, que ha tenido responsabilidades importantes en nuestra comunidad, no sólo partidarias, sino también en la función pública. Es parte de nuestro presente y también de nuestro pasado más lejano.
No tiene hoy una referencia directa con alguna de las líneas provinciales, pero eso no quita que no tenga un fuerte compromiso con el radicalismo local. Hemos conversado sobre el futuro y sobre cuál será el rol del partido en el futuro”.

En esta lista de unidad vemos, como dato saliente, el regreso del sector que representa Celina Sburlatti, luego de haberse apartado en 2018 y tras una reciente decisión del Comité de desafiliar a los dirigentes de su espacio, que participaron de las últimas elecciones fuera de Juntos por el Cambio, medida que fue revertida por la Justicia. ¿Cómo vislumbra la convivencia con este sector?
-Es cierto, hay una línea que no comparte la idea de que el radicalismo forme parte de Juntos por el Cambio y es una voz más que se suma. Todos coincidimos en la necesidad de seguir evitando la diáspora de dirigentes y debatir el rol de la UCR dentro de una eventual alianza electoral o, en todo caso, si debemos competir con una lista pura. Falta mucho para definirlo.

¿Hubo algún planteo sobre el retorno del espacio de Sburlatti, Laura Pico y José Luis Rodríguez o todos estuvieron de acuerdo en su reincorporación?
-En una negociación que duró varios días, hubo idas y vueltas y no lo voy a desconocer. Pero al final todos entendimos la necesidad de una lista de consenso, que nos incluya a todos, incluso al espacio de Pensamiento Alfonsinista. No había espacio ni lugar para proscribir a nadie y, al final, primó la integración.

¿Desde el municipio hubo comunicación después de conocerse la lista de unidad?
-El intendente Vicente Gatica nos felicitó y vio con buenos ojos que los radicales hayamos logrado construir la unidad. Lo propio hicieron los demás integrantes de la Mesa de Juntos por el Cambio.

A nivel provincial, quedaron definidos dos espacios para disputar la conducción del Comité: el oficialismo, que llevará al diputado Maximiliano Abad como candidato; y el espacio que conformaron Gustavo Posse en acuerdo con Martín Lousteau y otros dirigentes. ¿Cómo vislumbra esa disputa? ¿Considera que deberían suspenderse las elecciones?
-“Hasta el momento, la fecha del 11 de octubre no se ha postergado. De nuestra parte, nos hemos manifestado en contra de la elección en una fecha tan próxima, teniendo en cuenta la situación de la pandemia que a todos nos afecta. Va a ser muy difícil que se pueda cumplir con esa fecha.
Hay especulaciones que indican que se podrían pasar para diciembre, marzo o abril. Todavía albergo la esperanza de que esto se pueda dirimir en un gran acuerdo entre nuestros dirigentes. Si eso no se logra, no habrá otra alternativa que habilitar el acto eleccionario y convocar a los afiliados radicales, para que definan quién debe ser el próximo presidente del Comité Provincia”.

¿Cree que, de no posponerse la elección, podría favorecer al actual oficialismo?
-“Es probable, porque Evolución Radical, que es el espacio que yo integro, tiene una vida muy corta en la Provincia de Buenos Aires. Posiblemente, la fecha de octubre no sea la más apropiada para nuestro sector, pero hay que despejar todo tipo de especulación.
Nosotros creemos que no hay condiciones para realizar hoy una elección y el Comité debería entender que la interna partidaria no está entre las prioridades de los bonaerenses y que a los radicales nos preocupan otras cosas, como la situación sanitaria y también la crisis económica, que es muy compleja”.

El viernes pasado, usted participó de una de sus últimas reuniones de Mesa de Juntos por el Cambio, como presidente del Comité. ¿Qué percibió de parte del Intendente?
-“Desde el primer momento sostuve que no es fácil ser gobernante en este momento, porque requiere de mesura y compromiso para ir generando soluciones a los múltiples problemas que van apareciendo.
El Intendente, por supuesto, está preocupado por la situación y pudimos analizar distintas cuestiones, que tienen que ver con el comercio local, que está pasando un momento difícil, pero también temas de gestión y la agenda legislativa que se viene en el Concejo Deliberante”.

¿El hecho de que haya recibido a referentes del peronismo después de reunirse con ustedes le despierta alguna lectura en especial?
-“No, creo que es lo que corresponde, es el Intendente de todos los bragadenses y el peronismo le había solicitado una reunión para ponerse a disposición. Como representante de todo el Municipio, es imperioso que escuche a todos. No lo veo mal, al contrario, me preocuparía si no lo hiciera. La política, ante todo, es diálogo”.

¿Cómo continúa su vida política?
-“Formalmente, no voy a integrar la nueva conducción del Comité, lo cual no significa que no siga trabajando. Vamos a continuar fortaleciendo Evolución Radical, con un enorme compromiso con Martín Lousteau y Gustavo Posse, con el fin de fortalecer el radicalismo y ser parte de una nueva era”.

(Entrevista realizada y transmitida en vivo por Facebook).

Rafael Acuña se prepara para finalizar su mandato como presidente del Comité UCR.
Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin