Press "Enter" to skip to content

«Espiral» pandémico: tras el reclamo de nuevos rubros, el municipio busca apoyo de Provincia para seguir con las flexibilizaciones

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Ayer por la tarde, el intendente participaba de la reunión con Provincia, para evaluar el panorama sanitario y buscar apoyo para habilitar nuevas actividades e incluso plantear un posible regreso a Fase 4. Gastronómicos y profesores de disciplinas deportivas y artísticas comienzan a expresar su malestar. Idéntico escenario viene reiterándose desde el comienzo de la pandemia.

A dos días de cumplirse un mes del retroceso a Fase 3 y todavía con más de 400 casos de activos de COVID-19, el gobierno municipal busca apoyo de la administración bonaerense de Áxel Kicillof, para seguir avanzando en reaperturas de actividades, suspendidas desde mediados de agosto.
La secuencia es la misma que se viene dando con las marchas y contramarchas en los protocolos sanitarios, desde la declaración de la Emergencia Sanitaria por la pandemia.
Con la entrada en vigencia de la Fase 3, luego de la fuerte escalada de casos positivos de finales de julio y comienzos del mes pasado, llegó un período de tensa calma, hasta que las autoridades recibieron el primer reclamo concreto de trabajadores de la construcción privada.
Luego, acuerdo con el Centro Unión Comercial e Industrial (CUCI) mediante, el intendente Vicente Gatica avanzó en una primera flexibilización para el comercio minorista, que consistió en autorizar la apertura de los negocios en días intercalados y horarios reducidos, sin ingreso de clientes a los locales.
Descontentos con la medida, el pasado viernes 11, frente al Palacio Municipal, un grupo de comerciantes de rubros “no esenciales” entregó un petitorio al jefe de la comuna, para destrabar las limitaciones y dar luz verde a la actividad, con las condiciones previas al retroceso a Fase 3, con los protocolos sanitarios correspondientes.
Las autoridades tomaron nota del reclamo y desde hoy, los comercios minoristas podrán abrir sus puertas de lunes a sábado, de 8 a 18 horas, con ingreso de clientes, siempre y estricto cumplimiento de las medidas preventivas vigentes.
Pero el “espiral” de avances y retrocesos no se completará con este paso, sino se espera que en las próximas horas se incorporen a la discusión, una vez más, los gastronómicos, profesores, entrenadores de disciplinas deportivas y artísticas, que por lo bajo ya expresan su malestar por la imposibilidad de retomar sus actividades laborales.
El guion parece repetirse hasta el infinito, desde la declaración de la Emergencia. El 23 de junio, y tras un fugaz paso por la Fase 5 -de doce días-, Gatica anunció el primer retroceso a Fase 4, que llegó de la mano de restricciones a la actividad gastronómica de salón y deportes individuales, entre otras.
El 1° de julio, de la mano de los reclamos de sectores afectados y posteriores gestiones con Provincia mediante, el mandamás confirmó el regreso a Fase 5, pero la estadía duró apenas otros doce días.
Ya sobre final del mes, la “flexibilización” de los protocolos por parte del gobierno bonaerense, que incluyeron la posibilidad de habilitar la gastronomía de salón en Fase 4, llevó alivio al Palacio Municipal, que en esos días había recibido una fuerte presión de los representantes del sector, con carteles en las puertas de bares y restaurantes con la leyenda “No podemos cerrar más”.
Pero en las semanas inmediatamente posteriores, comenzó a dispararse la curva de contagios, al mismo tiempo que el gobierno local ensayaba una “prueba piloto” para permitir el funcionamiento de gimnasios y la continuidad de disciplinas deportivas en la Fase 4.
El “boom” de casos y la confirmación de los primeros fallecimientos, volvió insostenible la situación, pese a los esfuerzos del municipio por sostener hasta último momento el funcionamiento de la actividad comercial.
El 19 de agosto, a las 12 horas, entró en vigencia el Decreto de Fase 3, pero a menos de un mes desde entonces, los reclamos de los rubros perjudicados condujeron, una vez más, al regreso de las flexibilizaciones.
Ayer por la tarde, los intendentes bonaerenses se reunieron con el gobernador, por videoconferencia, para coordinar las medidas sanitarias que regirán desde la semana próxima. El último informe epidemiológico indica que en Bragado hay 410 casos activos, 850 en total desde el inicio de la pandemia, 47 fallecidos y 167 hisopados pendientes.

El distrito de Bragado, atrapado en un «espiral» de restricciones, reclamos, flexibilizaciones y retrocesos
Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin