Press "Enter" to skip to content

La Calle

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

La frase de hoy: “A veces uno puede escribir cuentos con su propia existencia”.

El pibe de seis años y pico empezó la escuela primaria… Su familia vivía en el campo y llegar a la escuela fue como vivir una gran aventura… Las aulas, con el gran patio y altas casuarinas a la entrada, quedaban cerca, pero parecían lejos… Cuando se permanece en el mismo lugar, toda distancia parece distante… El primer día volvió contento, silbando por el camino angosto, sin pensar que al día siguiente debería volver… No importaba tanto, si el costo era hacer palotes, hasta llegar a escribir, para entender las palabras y llegar a leer… Un pequeño milagro…

Vvvvvv

Era una escuela de campo y el pibe fue creciendo, aunque no tanto. Se quedó lejos en las picardías propias de la edad. Fue entendiendo, pero sin animarse a participar, razón por la cual los recreos se hacían largos… En la escuela N° 22 había sido solo hasta 4to grado. Fue otro viaje, rumbo a la vecina ciudad desconocida, para dar quinto y cuarto, en un examen libre. Después de muchos años descubrió que nunca le agradeció al maestro por haberlo preparado. Fue gracias a ese certificado que pudo conseguir trabajo, al llegar a los 16 años…

Vvvvvv

Un poco antes hubo que dejar el campo, en medio de los lagrimones ocultos del “querido viejo”. Por eso, el muchachito de la historia, no pudo seguir el camino familiar… Eran tiempos fáciles; no exigían tanto estudio, sin saber si eso era bueno o malo. Vivir parecía más fácil o menos complicado… Pudo entrar al banco o al ferrocarril, otro viaje a un mundo desconocido. El trabajo se hizo ritual, extendido en el tiempo, seguramente por genética…

Vvvvvv

No es cuento, sino realidad. No sé sabe cómo hizo el muchachito de la historia, para dejar atrás la timidez… Sobre todo cuando se arranca con desventaja… Hubo que apurar el paso y aún costó mucho alcanzar al grupo de vanguardia. La vida, sobre cuando avanza el tiempo, se transforma en un cuento que parece de otros…

Vvvvvv

Para el cierre temporario de este capítulo, diremos que el protagonista de estos retazos, se hizo adulto y formó su propia familia. Otro misterio. Fue un premio soñado, pero excesivo por los méritos acumulados. El día que desembarcaron en un pueblo lejano, casi asustados, pesaron en volverse… Pero, no había tren y se quedaron, sin arrepentirse…

VVVVVVVVVV

EN EL BUEN RECUERDO

-EMA EDITH BERZONI, tenía 99 años y partió el domingo 20 de este mes. Muchos familiares, un gran cariño y recuerdos que perdurarán, no han de ganarle al olvido. Sumamos nuestro sentido pésame al de Patricia.
-EDERLINDA INÉS SOSA, a los 89 años, dejó existir el día 18. Se elevan oraciones por su eterno descanso.
-MARGARITA GLADYS MILOCHI, tenía hijos, nietos y bisnietos. Falleció a los 89 años y sus seres queridos recibieron múltiples expresiones de dolor por la pérdida.
-EDUARDO ABEL HIDALGO, Su deceso se produjo al 19, a los 70 años. Llegaron condolencias y oraciones por el descanso de su alma.
-SILVIA ESTER JUANICO de BEUTNER. Tenía 66 años y la noticia de su fallecimiento repercutió profundamente en la comunidad. “La Voz” suma su sentido pésame a las muchas expresiones de dolor que reciben sus seres queridos. Se elevan oraciones por su positiva trayectoria de vida que hará perdurable su recuerdo.

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin