Press "Enter" to skip to content

Los hombres también lloran y los memoriosos se equivocan

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

-Especial para “La Voz”

Lo primero es lo primero. Estamos pidiendo perdón por el error deslizado al recordar el accidente sufrido por Roberto Mussini, en un rally evocativo de la Buenos Aires – Caracas. En realidad ocurrió el 1º de septiembre de 1978, en la localidad brasileña de Manaos.
Familiares de Macías, uno de los ocupantes del Falcon color azul, se encargaron de avisar por el error. Es posible que fuera fin de semana, ya que ese día se corría el Cruce de Bragado, en atletismo…

En honor a la calidad humana del “Flaco” hubo lágrimas durante días. El velatorio se hizo en la sede del AC Bragado, calle General Paz.
-No siempre se llora por la pena. Ayer, por ejemplo, separados por miles de kilómetros, hubo dos pilotos que derramaron lágrimas de victoria. En el autódromo de Buenos Aires, el joven Lucas Carabajal, lloró al llegar ganador del TC Pista. El techo del Chevrolet que condujo recibió el mensaje; es que –dicen- que los autos tienen corazón…
-En Turquía el británico Lewis Hamilton, piloto de Mercedes, descargó su emoción al consagrarse siete veces campeón del mundo, igualando lo hecho por Schumacher y superando lo alcanzado por nuestro Juan Manuel Fangio. Lo de Hamilton fue otra hazaña, cuando todo indicaba que no podría hacerlo. Fue “concretar un casi- imposible”. Si lloró Lewis fue, tal vez, para demostrar que es un ser humano y no robot que gana carreras…

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
la aldea la casita hotel hansa