Press "Enter" to skip to content

24 de marzo 1976- 2021

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

45 años de la noche más dura de nuestra historia reciente, 45 años en que la concentración de la riqueza jugó otra de sus cartas bravas pero en ese momento no avizorábamos que iba a ser la más brava de todas.
1974 había tenido el nivel de actividad industrial y participación en la economía más altos de la historia, las tasas de desempleo (2,7%) y desigualdad más bajas.
Un bocado demasiado apetecible para los intereses de los depredadores.
En lo político la recuperación del poder por los civiles luego de años en manos de militares golpistas al mando del país.
Mientras tanto al calor de las ideas de libertad e independencia que resonaban en la América latina toda teniendo como figuras a notorios líderes indigenistas como Tupac Amaruc o Lautaro fueron creciendo recurriendo no solo al pensamiento intelectual, sino también lamentablemente al uso de las armas.
La “Vida por Perón” dejó de ser un slogan para convertirse en una realidad en que el nombre de nuestro líder se transformó en objeto de ofrenda.
En la Argentina los Conservadores de ayer, devenidos en Neoliberales hoy, ambos siempre socios del poder imperial, veían en la Argentina Poderosa del momento una fuente de riqueza que debía cambiar de manos. No podía permanecer en un Estado con gobierno Popular. Debía concentrarse la riqueza.
Habiendo fallecido el anciano líder dejando a su Vice rodeada de enemigos adentro y afuera resultando estériles los llamados a consenso, con un gobierno cooptado y debilitado, el polvorín sobre el que estábamos parados estalla.
24 de Marzo de 1976 momento decidido por quienes detentan grandes intereses sobre la riqueza de nuestro país y más aún sobre los que quisieron acabar con el Peronismo como Movimiento Político que expresa claramente las razones en la lucha por la igualdad no para perjuicio de los que más tienen, sino para una redistribución equitativa contemplando a los que menos poseen.
Y allí comenzó la cacería humana más atroz de nuestra historia donde el Estado dejó de lado todos los derechos que asisten a sus ciudadanos, donde aplicó el Terror Estatal para combatir el Terrorismo subversivo, la desaparición forzada de personas y la aplicación de Picana eléctrica, los fusilamientos, el arrojo de personas desde los aviones al Rio de la Plata, las violaciones y sustracción de hijos además de la apropiación de bienes fueron los métodos permanentes para desalentar cualquier acción política o sindical y quienes efectuaban algún reclamo ingresaban a la lista negra de quienes debían ser silenciados.

Y así pasó con 30.000 jóvenes, trabajadores y estudiantes Argentinos que soñaban con una Patria justa, con una América latina libre del sometimiento imperial como la soñaron nuestros héroes independentistas. No compartimos la lucha armada pero si tenemos en claro que no es el Estado quien debe aplicar el Terror con quien se sale del Estado de Derecho. Para ello existen las leyes.
Alberto Calou, Luis Sansoulet, José Scaccheri, Alicia Ferri, Silvia Angione, Cecilia Idiart y mi querido amigo y compañero de deportes Julio D´Angelo son hoy dolorosos testimonios del juego de intereses y luchas en el forjamiento de un Estado donde no quedan de lado sueños e ideales, pero también ambiciones y codicias.
Una Patria devastada con una generación desaparecida y las utopías aplastadas. Una Patria destruida en sus instituciones cuando uniformados al servicio de intereses mezquinos utilizaron las armas frontera adentro para aniquilar a sus jóvenes, trabajadores, intelectuales, músicos y estudiantes. Quienes mueven los hilos del Poder Macro saben hacerlo bien y tienen en claro que un país sometido en sus ideales, doblegada su juventud y con Fuerzas Armadas al servicio de los poderosos es presa fácil, es la desigual pelea del pollo y el halcón.
Pero también tenemos en claro que una vez que se siembra el germen de rebeldía y libertad es imposible desaparecerlo.
Vinieron otros gobiernos que no dejaron caer en el olvido esa lucha desigual, Raúl Alfonsín y Néstor Kirchner, al igual que infinidad de organizaciones nacionales y populares devolvieron la dignidad a una lucha que es continua y permanente siendo la juventud pieza clave al igual que Madres, Abuelas e Hijos.
De 1976 a 1983 hubo un trabajo doctrinario muy fuerte que aún hoy perdura y cuyas cicatrices siguen abiertas. Se quemaron libros, se prohibieron artistas, la censura de adueño del arte. Nacieron las «listas negras».

HÉROES DE NUESTRA HISTORIA FUNDACIONAL DESAPARECIERON DE LOS LIBROS DE EDUCACIÓN
A modo del libro «1984» de George Orwell, las FF AA eran omnipresentes, vigilantes cual «Gran Hermano» y toda propuesta que no coincidiera con su pensamiento, no podía ser pensada. A las utopías de la Democracia, la distopía castrense.
La lucha continúa, La heredamos y debemos legarla. Sin olvido ni perdón para que NUNCA MAS los violentos triunfen. Nuestra tarea es restablecer los lazos fraternos entre argentinos y argentinas en una reconstrucción Social, Política y Económica bajo un mismo signo. El de la Paz, el amor, la igualdad y la Inclusión.
Me arriesgo a pensar que aquellos jóvenes que ya no están hoy serían adultos dejando sus energías para que no existan en nuestro suelo NIÑAS M, que no tuviéramos un 60% de jóvenes sumidos en la pobreza y estarían llenando las plazas al reclamo de NI UNA MENOS, sabemos cuáles eran sus objetivos sociales pues son los mismos que los nuestros. Recogimos el guante.
La deuda política, social y económica con una sociedad que nos interpela es muy grande y no hay tiempo que perder, ni excusas para solucionarla.

Gustavo A. Bartolomé
Pte. P.J. Bragado

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin