Press "Enter" to skip to content

A veces, el Sur…

-Por Alejandro “Pata” Echave

A veces, el Sur…

A veces pensás haber elegido el destino equivocado y resulta que no, elegiste bien. Viajas 16 hs, ruta del desierto, con 30 grados y el imponente Sur te recibe como es.
Montañas, viento y del sol más puro y los 30 grados pasas al temporal de lluvia y el frío que corta la cara. El sur es así, majestuoso, impredecible.
-Entonces decidís que con tu anfitrión, el gran Cachito Allignani, sus pibes, hermana y demases, vas a disfrutar igual.
Y trepas montañas, encontrás lagunas a quien sabe cuántos miles de metros de altura; vas a Paso del Arco a metros de Chile…; uno que se encaja y otro que lo saca. Porque tenemos que conseguir un chivito, o un cordero, o de pura excusa nomás para pasar por “ahí”.
El temporal sigue, pero la lluvia no los para. Moquehue, las cascadas, el Norñinco, vadeas uno, dos tres y cuatro riachos, llegás al campo minado, ese de la casi guerra con Chile.
Y a veces, como dice mi amigo Masa, “puede fallar…”.
Y cometés el error de principiante, el que jamás vas a olvidar en tu puta vida. Pero el Sur es eso. El desafío permanente, el ir un poco más allá.
Y el error te deja a patas, pensás que se arruinó todo.
Pero no… A veces, donde hay un Bragadense, siempre habrá otro.
Y si el Bragadense es del palo, encima toyotero, te va a decir. “Despreocupate, mi chata es tuya, yo no la necesito.

A veces, el Sur…

¡Grande Cachito!, ni con 100 corderos como ese que nos comimos te voy a haber devuelto el aguante.
Pensás y volvés a pensar. Resolvés el quilombo mecánico, o lo pateas para adelante, ya fue.
La compañía te banca, a pesar del error. Gracias por tanto, perdón por tan poco, Silvia, Alicia y Valen.
Y el Sur te sigue sorprendiendo. De los 2 o 3 grados, la lluvia y el viento, que más que dos hermanos parecían dos francotiradores, pasás al sol pleno y el cielo más puro que hayas visto.
Entonces seguís y trepás el Batea Mahuída, hasta allá arriba, porque Cachito ya te dijo que tenés que ir ahí mismo, para verlo todo.
Y ese paisaje ni siquiera se puede reflejar en fotos. Pehuenia sobre el Aluminé, la Angostura y el Moquehue, la increíble laguna que tiene un color azul si estás al lado, de a ratos verde y un turquesa increíble cuando la ves desde arriba, quien sabe a qué altura.
Los volcanes, Chile, y de nuevo te seguís sorprendiendo con los ríos y arroyos que aparecen por todos lados. El nacimiento del río Aluminé, te animás a mosquear, aunque seas un novato y seguís.
Y otra vez, puede fallar, el maldito bicho que merodea, el Covid que da vueltas. El contacto estrecho y la put….

A veces, el Sur…

El cónclave con las chicas, la decisión es volverse y es la mejor. Estamos todos bien, pero para que arriesgar más de lo ya arriesgado.
De algo estoy seguro. Volveré. Por todas las revanchas. A dar revancha por las ganadas, pero por sobre todas las cosas, a ganarle a las perdidas. Y posiblemente haré lo mismo, o un poco más.
-Salud! Por los amigos, por la buena compañía y por el país que tenemos, a pesar de los gobiernos que pasan y lo destruyen casi todo…

Compartir en: