Press "Enter" to skip to content

Agradecimiento al Hospital Municipal San Luis

-Llegó a la Dirección del Centro de Salud, una nota firmada con Juan José Grosso

A menudo visitamos el hospital, ya sea para consultas o internación y cuando nos vamos, nos olvidamos que detrás de esta institución hay personas que normalmente reciben críticas: médicos, enfermeros, porteros, recepcionistas, etc.
Yo no tengo sugerencias ni quejas, tengo palabras de agradecimiento para con todos. Tuve muchas veces familiares internados: mi hija con cesáreas (dos), mi padre falleciendo en terapia, mi hermano con el mismo resultado, mi madre con fractura de cadera, mi madre nuevamente ahora con múltiples problemas de edad. Sigo pensando lo mismo: GRACIAS es muy poco!
Porque para hacer este trabajo hay que tener vocación, o no lo haces.
A las doctoras Holgado y Elizalde que por más dura que sea la realidad, siempre estuvieron con mucha dedicación y sobre todo con la verdad; a los porteros que con una sonrisa y mucha educación saben decirte si podes o no podes entrar, teniendo en cuenta la situación del familiar internado; a los enfermeros, en especial a Mica, que se tomó 30 minutos de su tiempo, tomó una silla, se sentó junto a mi madre para encontrarle una vía sin lastimarla; a los camilleros, que llevaban a mi madre al baño con 90 kgs y sin caminar. Reitero, eso es vocación, esfuerzo y ganas de ayudar.
Para los que critican la higiene, me gustaría saber cuántos de nosotros lavamos nuestros pisos tres, cuatro y hasta cinco veces por día; a los que critican la comida, quisiera saber cuántos almuerzan o cenan igual que en el hospital , que con recursos que tienen los cocineros hacen magia ( y todo esto gratis).
Escuchar decir “a esta gente le pagamos el sueldo nosotros con los impuestos”. Me gustaría saber ¿cuántos de los que utilizamos el hospital, pagamos los impuestos?
A los que se quejan de la atención, les recomiendo que vayan a un lugar privado para que los atiendan igual o peor, la diferencia es que cuando terminen su consulta, la tendrán que pagar y peor aún, tendrán que pagar su medicación.
Pero seguimos usando y criticando el hospital…
Señor, si usted no está de acuerdo con la atención, vaya a otro lado y no critique.
Yo solo tengo palabras de agradecimiento, ante el esfuerzo de tanta gente rodeándome, cuando tenés un familiar internado.
¡GRACIAS ES MUY POCO…!

Compartir en: