Press "Enter" to skip to content

Ahogados en la coyuntura

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

-Por María Carla Bruno; presidente de la CCARI BRAGADO

Es un hecho que la denominada IV Revolución Industrial que estamos transitando, ya ha producido cambios radicales debido a la convergencia de tecnologías digitales, físicas y biológicas.

También hay certeza respecto a que estos cambios que están en progreso transformarán nuestra forma de vida a tal punto que en una década viviremos en un mundo totalmente diferente al actual.
La pandemia aceleró este proceso, volcándonos a todos al medio electrónico como una forma de evitar la presencialidad que multiplica los contagios del virus.
Sin embargo, increíblemente, no existe absolutamente ninguna evidencia de que nuestros dirigentes, elegidos para conducir los destinos de los ciudadanos, estén dedicando recursos para pensar el futuro. Ni siquiera para anticiparse o al menos prepararse para evitar nuevas improvisaciones y más golpes contra una realidad que ya se sabe con seguridad que va a llegar.
Al contrario de lo esperado, nos encontramos como rehenes de una grieta interminable, potenciada por las urgencias propias de esta pandemia horrible. Empantanados en la coyuntura.
Desde la CCARI, desde hace tiempo, hemos decidido escuchar las necesidades que nos transmiten los ciudadanos de toda la argentina, para luego consensuar y proponer. Se escucha frecuentemente el pedido de vivir en paz, con previsibilidad, con la garantía de que el estado va a cumplir con sus obligaciones básicas de brindar seguridad, salud, educación y condiciones dignas de comercio y trabajo.
Para diseñar las políticas que den respuesta mañana a estas exigencias mínimas pero indispensables y razonables, hay que trabajar ya.
Levantar la cabeza, salir de lo urgente y seleccionar a quienes contribuyan a diseñar las políticas de un futuro que ya tenemos encima. Esa parecería ser la receta indicada en el manual de los líderes. Ojalá ocurra.

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin