Aníbal Molina, como si no hubiera pasado el tiempo…

-Especial para “La Voz”

La foto que ilustra este emotivo recordatorio, demuestra que los años dejan huella. Es válido para el corazón poder compartir postales actuales con las que vienen del pasado.
Allí está un momento de la “Fiesta del Algodón más austral del mundo”, cosechado en Bragado. Todo el esfuerzo realizado en aras de ese logro, tiene un gran parecido con lo de la soja, en los años 70.
Es el mismo Aníbal Molina, rodeado de otros jóvenes de entonces, promoviendo la siembra de la oleaginosa que hay está sembrada en los campos.

Es una verdadera fortuna haber sido testigos de ambas apuestas al mejor futuro de los sacrificados chacareros. Es a ellos a quienes invitó Molina a sumarse a la aventura que ya no tiene riesgos, porque ha sido expuesto que el algodón puede crecer en las tierras de Bragado y en toda la provincia. Con alegría y nostalgia se publica esta foto, pidiendo disculpas por la inmodestia que esto significa.

Compartir en: