Press "Enter" to skip to content

Apuntes desde campo afuera, escritos a principio de año

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

-Esta noche, 5 de enero, se espera a los Reyes Magos que vienen de muy lejos en el tempo

Especial para “La Voz”.

Alguien llegó y se llevó una bolsita de plástico, con muy poco contenido: apenas algún pan dulce, algunos caramelos, unos pesos con los cuales se compra poco… Cuando se fue, rumbo al barrio en que vive con su familia, esposa y dos hijitos, se sintió el peso de la deuda pendiente. Entregar un ramito de violetas, cuando lo que hace falta es una tonelada de flores solidarias…
Fue como ver, desde la tranquera, un campo grande y despoblado. ¿Dónde se quedaron los sueños de cambiarlo todo; ampliar el abrazo; juntar manos para aliviar carencias?. Es evidente que los sueños vuelan alto y las realizaciones, apenas a ras de suelo. Son como las perdices, tienen vuelto corto…
-Al final, a la hora de dar cuentas, tenemos muy poco para mostrar. ¿Dónde quedó la misión encomendada…?

Hay muchos pibes mostrando apenas un puñado de caramelos de leche, cuando en la vereda de enfrente brillan de nuevo los juguetes… ¿Nos importan en verdad las desigualdades? Cien veces hemos hecho listas de familias a las cuales visitar en misión de remediar injusticias… Con la lista, no se engaña nadie. Al contrario, cuando se conocen los domicilios, más duele no llegar a tiempo… No es cierto que esperan muchos regalos; en la mayoría de los casos, les bastaría con una palabra; saber que los sentimos iguales…
-Hay jóvenes, chicas y chicos, que sueñan con las luces del centro y suelen llegar hasta allí con vestidos cortos y pantalones planchados, sabiendo que por un rato serán iguales a los otros. Al menos, hasta volver a la barriada de calles de tierra, escasas luces y poco espacio en las viviendas, que no se terminan de construir. Ellos se sienten iguales; la realidad, les dice que no es verdad… ¡Son apuntes para año nuevo, sabiendo que vienen de lejos y dentro de 365 días, se podría escribir lo mismo…! Estando en el comienzo de una nueva etapa, esta es una manera de cobrar fuerzas teñidas con el color de alguna esperanza.

LA NOCHE DEL 5 DE ENERO…
Los Reyes Magos casi siempre pasaron de largo, pese a la colocación de las zapatillas, agua y pastito. Sin embargo, nos fueron dejando cosas: Viejos que fueron ejemplo; trabajo; amigos; familia que acompaña y proyectos no siempre concretados. Es decir, hay mucho por agradecer. Por eso, hay confianza en la existencia de los jinetes de camellos que recorren el mundo con su carga interminable de ilusiones. Son parte de la vida y, por eso, siguen andando.

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin