Press "Enter" to skip to content

Apuntes para el día del regreso

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

En medio de la cuarentena que habrá de prolongarse, sobre para vecinos considerados de riesgo por su edad, ser parte de una salida, permite cargar oxígeno y reencontrarse con la gente y, sobre todo con compañeros de tareas que hace rato no sé veían.
Es allí donde se valoriza el contacto cercano y se recupera, parcialmente, la posibilidad de hacer algo, sin sentirse radiado de la realidad. Al menos por un rato, se vuelve a entender que aún es posible pensar cosas, saliendo de la noria de los días siempre iguales.
Por un lado prevalece la idea de VOLVER, recordando el título de un tango de Gardel, aunque las noticias parecen estar aconsejando otra cosa. Más que las consecuencias del aislamiento, lo que están pidiendo los comercios es la posibilidad de reabrir para recuperar ingresos.
Desde Italia avisan que, “lo peor ya pasó…”. En esta parte del mundo, parecían que “lo peor está por venir”. Es allí donde naufraga un poco, la salida personal por lo menos un rato que, sin embargo, valió como la consulta al mejor especialista en crisis depresivas… En verdad, que la tormenta sigue, con el temor que las olas más sean más altas.

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin