Press "Enter" to skip to content

Apuntes para estos días de sol y espera

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Cada cual tiene sus motivos. Los chacareros y tamberos, esperan la lluvia; los médicos, más elementos para curar y los habitantes anónimos esperando zafar del Covid—19. Mientras como si fuera el Gran Premio de la Salvación, se está corriendo la carrera por las VACUNAS.
Mientras hay miles que investigan en pos de dar los últimos toques al “bálsamo” del virus, aun sabiendo que no será la solución total; no hay proceso que no lleve tiempo, trabajo, ayuda… Los médicos, enfermeras y auxiliares, que quitándole horas al sueño, hacen lo que pueden que es mucho. Es que además de todo, le aportan a la labor el corazón que compensa todas las carencias.
Hay una verdadera legión que ayuda en la parte económica; es que todo vale. Hace falta plata, sangre y solidaridad presencial, aunque sea a la distancia…
Al mismo tiempo, en el mismo paisaje, convivimos los que no le damos importancia a nada, ni siquiera a la propia vida… Somos los que no podemos sin estar de fiesta… Estar vivos es de por sí, un festival… Ellos –nosotros-, no podemos sino aportar alcohol al fuego de la alegría que no está y entonces tomamos prestado del contenido de la botella, el vaso, la copa; lo que sea…
Si escuchamos que, “en Europa ya está llegando la tercera ola”, por lo cual hay que doblegar los cuidados, decimos cancheros: “Qué saben esos chabones, de gambetearles al virus…”. Esas reflexiones suelen ser inciertas, dolorosas y terminar con los alardes del más guapo…
Al inicio de este vía crucis, que para muchos de nosotros es una “jauja”, se había escuchado que, “de esto salimos cambiados”, considerando que seríamos más solidarios y menos violentos.
-Parece que será cierto, pero al revés… Es que siempre se puede ser peor…
Es evidente que pese a todo, no hay que abandonar las campañas- En favor de la FAMILIA, de la BONDAD, de las donaciones de SANGRE y PLASMA… Sin dejar de repetir diariamente, cual las campanas de la iglesia, que el alcohol y las adicciones matan de a poco y en silencio.

NELLY RAYMOND, una figura nuestra que partió…
Fue actriz, locutora, conductora; creadora del programa La Campana de Cristal, donde se daban premios a los participantes. Organizaba concursos para elegir a Miss América. Tenía 88 años, fue avanzada de su tiempo y en la foto, siendo joven, está junto a locutores entonces ya famosos: Julio Lagos, Héctor Larrea y Leonardo Simons.

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin