Press "Enter" to skip to content

Apuntes para la cercanía de la Nochebuena

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Mirar los noticieros de la tele nacional, asusta. Todo es asaltos, motochorros, vecinos que reclaman. Todo un panorama que justifica que cada vez haya más familias, buscando la tranquilidad de los pueblos del interior, donde el mayor problema son los accidentes.
¿Cuáles son las respuestas de las autoridades, ante los reclamos vecinales? Mayor presencia policial en las calles; ampliar la capacidad de albergar detenidos en los penales; comprar móviles…
-La Municipalidad de Pilar anunció, por ejemplo, la compra de 40 patrulleros… A este paso, llegaremos a tener un agente personal para cada habitante…

Se piensa en aumentar operativos de seguridad, sin dar paso a medidas preventivas. No se trata de rejas, alarmas o puertas ultra-seguras. Es evidente que con eso no alcanza.
Cuando pensamos en “prevenir”, hablamos de “potenciales delincuentes”. Son quienes, en la calle, bordean la comisión del primer delito, obligados por las circunstancias. Lo ideal es poder detectar esos casos e intentar ofrecer opciones. Jugar al anticipo; antes que llegue el primer atraco, el primer sumario, el primer ingreso a un calabozo… Cuando todo eso se pone en marcha, ya será muy difícil volver atrás… Parecemos tener la peligrosa tendencia a llegar tarde; ir en busca de los efectos, sin haber analizado las causas…

La NOCHEBUENA está cerca. El niño reclama atención, después de haber nacido en un pesebre porque todas las puertas estaban cerradas… Han pasado más de 2 mil años y la situación parece no haber cambiado…
-¿Cuántas Marías y José andan buscando un lugar donde albergarse? En muchos casos con hijos y cansados de reclamar, hasta quedarse sin palabras…
El reclamo viene de lejos; las voces son campanas de palo; las salidas terminan siendo entradas a la oscuridad. Sobran dependencias, programas, funcionarios. Falta encontrar la verdad y el mejor remedio.
-Es que hay muchos hermanos en las calles y allí siguen… En estos días, pese a todo, es cuando florece la esperanza, junto a los jazmines; es tiempo de empezar a poder…

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin