Press "Enter" to skip to content

Apuntes para la sed de éxitos que no siempre se concretan…

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Cada persona es algo más que lo se hace visible de su cuerpo. Existe la sensibilidad que, a través de la mente, influye en el ánimo, según los sucesos que forman parte de su bagaje de sueños y realizaciones.
Hay seres fuertes, capaces de superar el más duro contratiempo. En cambio, hay otros casos en lo que la lucha por dejar atrás los dolores, lleva años y años. La necesidad de volcar en allegados o profesionales, las cuestiones de la mente, surge como parte del medicamento en cualquiera de los dos ejemplos planteados.

En todos los niveles, el éxito alcanzado en algún momento, puede jugar como un lastre ante el paso del tiempo. Existe como una adicción a la adhesión de amistades o seguidores, que siempre esperan algo más del admirado de turno…
-La idolatría, por ejemplo, le jugó en contra al mismo Diego Maradona. También se hizo dependiente del fervor de la gente y, extrañamente, murió en soledad, sin una mano que tomara su mano…
Todos necesitamos afecto; tener a un ser querido estando cerca nuestro. Cuando eso se pierde, es traumático llenar el vacío dejado. Bienvenida la familia que, a fuerza de afecto, recupera la voluntad de no bajar los brazos.
Del sabor del éxito se habla en estos días, vinculando al deporte y sus grandes figuras, famosas o desconocidas. La atleta Simone Biles –cinco medallas de oro en Brasil hace pocos años-, llegó a Tokio sintiendo el peso de aquella conquista. Todas las miradas estaban puestas sobre su figura…
De golpe, sintió que no podía más, ni con sus tobillos, ni con su sensibilidad que venía herida desde mucho atrás… Es tiempo de pensar en Simone persona, no en la estrella sino en el ser humano que debe restañar sus heridas… Las medallas ya fueron y volverán o no, pero ella debe seguir viviendo, si es posible disfrutando con una cuota de la merecida felicidad…

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin