Press "Enter" to skip to content

Apuntes para un nuevo fin de semana

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

-No es cualquiera; estamos en vísperas de Navidad y Año Nuevo…

En medio de un año que tuvo de todo, en especial una experiencia inédita con un mal invisible, para el cual aún no llega la vacuna… La buena, es que “alguna está por llegar”; la mala noticia son las pérdidas sufridas a lo largo de un almanaque claramente desfavorable.
Aun así, por una razón elemental, es necesario seguir sembrando esperanzas, al estilo de los viejos chacareros, sacando semillas de una media bolsa que llevaban colgada del hombro… Es pensando en el legado de los que pasaron antes, que existe la obligación de no bajar los brazos…
Es buena noticia, comentar el libro escrito por Gerardo Cabail que ha cumplido de ese modo, con el ciclo que hace fecunda la existencia. Fue docente capaz y reconocido; funcionario municipal preocupado por resolver cuestiones y, desde joven, soñador con un mundo justo y sin diferencias sociales. Valdrá la pena leer lo que escribió en “Alimentación y Barbarie”, libro que puede encontrarse en Librería Litex. ¡Gracias!
Por momentos, desde el mangrullo de la realidad, parece que no todo queda tan lejos, aunque hay dolores sociales que no dejan dormir… Y se viene la Navidad, con el niño del pesebre nacido para iluminar el mundo. El sueño envejecido, todavía se mantiene vivo. Recuperemos la estrella de la ilusión, que guio a los reyes hasta Jesús…
Con el año que llega, roguemos que nos traiga fuerzas para ir cambiando la ruta del desaliento, por un camino donde el rubio trigo del PAN NUESTRO, nos regale el paisaje que no será bueno borrar de la imaginación…
Bragado debe seguir con los cuidados para no volver a repetir las penurias. Sin dejar de pensar en mejorar instalaciones sanitarias y cuidar al personal de salud. No hay que perder de vista la tarea conjunta de lo oficial y lo privado. Todos somos viajeros del mismo barco.
Apostemos a un año nuevo con las luces encendidas. Sobre todo, sin dejar que se apague la llama interior… En ese rumbo hay que seguir navegando.

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin