Press "Enter" to skip to content

Bailarines de Tango resignifican su profesión en Bragado

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Natalia Ruscica y Facundo Cavenaghi son una pareja que bailan tango hace mucho tiempo. Decidieron armar un espacio para bailar en Bragado pero la pandemia limitó sus proyectos.

Natalia se mudó a Bragado hace tres meses y trabaja en un programa de Tango los sábados al mediodía que se trasmite en la televisión y vía on-line. Desde que era joven comenzó a escuchar canciones de tango y luego siguió su profesión con el baile. También, realizó sus estudios académicos, ella es profesora de Danzas Populares, puntualmente Folklore y Tango.
Facundo vivió por muchos años en El Bolsón y comenzó a bailar Tango desde los seis años. Durante sus estudios secundarios empezó a dar clases y luego fue a estudiar a Neuquén. Estuvo algunos años viajando y tratando de descubrir cuál era su profesión; en sus recorridos por Latinoamérica fue dando clases de tango y finalmente se volvió a Buenos Aires y viviendo de la gastronomía y de sus clases de tango, por cuatro años. Actualmente, trabaja en una ferretería en Bragado.
Debido a la pandemia tuvieron que buscar otras herramientas porque se vieron muy afectados los trabajos en la cocina y en el tango también. En capital conducían las clases de una milonga llamada “Chupate esa Mandarina” y les iba muy bien; era un proyecto a la gorra en un centro cultural y el objetivo era que todos los lunes haya una pareja de baile que se enfrente a tres tipos de temas musicales. También deseaban bailar en espacios públicos; y siempre realizaban clases particulares en su casa, pero la cuarentena produjo sus inhabilitaciones.
Este año tienen como proyecto enseñar clases de tango, pero por cuestiones protocolares están a la espera de su habilitación. Tienen pensado llamar la atención de gente más joven, para que no sólo se acerquen personas grandes. Además, piensan realizar vivos en Facebook por ejemplo, para atraer al público intercalando otros ritmos.

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin