Press "Enter" to skip to content

Balance positivo en el análisis de la “fiesta” del caballo

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Las palabras de Juan Figueras, presidente de la Comisión Organizadora de la Fiesta Nacional del Caballo, afirmaron la sensación inicial: La realización del domingo fue para el aplauso. Sirvió para renovar el paisaje del desfile por las calles céntricas y los vecinos se detenían a mirar y aplaudir. Las autoridades, en el Palacio Municipal, agradecieron el espectáculo y el esfuerzo.
Las danzas previas al paso de jinetes, carruajes y tropillas, ratificó casi sin necesidad, que las tradiciones tienen asegurado su espacio en el sentimiento popular.
Todo lo realizado y aplaudido en el campo de jineteada, es para un recuadro. Allí quedó expresada la destreza del hombre, amigo del caballo. Los tropillas, como siempre, dejaron un paisaje de pelajes, detrás del cencerro de la madrina… Tal vez para tropilleros como Perico Ponce y Juan Figueras, fueron un anticipo de lo que anualmente aportan al entrevero convocado en Jesús María.
Que a esta altura de los tiempos, modernidad mediante, que haya tropillas para animar una tarde de argentinidad, es como el cierre del balance positivo. La Fiesta sigue estando en el corazón de la gente y tiene muy convencidos organizadores capaces de darle forma.

¡Felicitaciones por los 50 años!.

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin