Press "Enter" to skip to content

Britos logró lo que no pudo Gatica: Se rompió el bloque del Frente de Todos y ganó poder en el Concejo Deliberante.

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Dos ediles de origen randazzista abandonaron la bancada y expusieron con mayor crudeza las diferencias internas en el peronismo. El intendente vecinalista consolida así su poder. En Bragado, en cambio, mientras el jefe comunal fragmenta Juntos por el Cambio, el justicialismo está a un paso de reunificarse.

El intendente de Chivilcoy, Guillermo Britos, amaneció ayer con buenas noticias, para sus intereses políticos: el bloque del Frente de Todos se partió en el Concejo Deliberante y alcanzó la mayoría propia, al mismo tiempo que la fractura dejó expuesta una crisis cada vez más profunda en el peronismo local, que supo ostentar el poder absoluto en la comuna, en el inicio del siglo.
Ayer, dos ediles de extracción randazzista -Claudia Bogliolo y Fernando Laurito- formalizaron su decisión de conformar el bloque PJ-Frente de Todos y ahora son tres las bancadas arraigadas en el peronismo dentro del recinto chivilcoyano: el Frente de Todos se queda con 6 ediles; el PJ-Frente de Todos, con 2 escaños; y Parte-PJ, con una edil-. El bloque oficialista de Consenso Federal, por su parte, se queda con la mayoría, con 7 concejales; y Juntos por el Cambio, con 2.
La ruptura fue el corolario de una serie de episodios que pusieron al desnudo el proceso de desintegración progresiva del peronismo local: primero, el desplazamiento de la ahora ex delegada del Registro Civil, Natalia Wildner, movimiento que se le achacó a los responsables locales de La Cámpora y, en particular, la ex candidata a intendenta del Frente de Todos, Constanza Alonso; luego, un encuentro entre el intendente Guillermo Britos y el presidente del Partido Justicialista (PJ), Mauricio Maggi, que profundizó las rispideces; por último, las polémicas declaraciones del ex intendente Ariel Franetovich, que días atrás anunció, con duras críticas al camporismo, la vuelta al ruedo con una nueva línea propia, apuntalada por el ministro Florencio Radazzo.
El cockatil terminó de volverse explosivo ayer, con la fractura de la bancada, que el britismo celebró casi si se tratara de un triunfo electoral.

EN BRAGADO, NO SE PUDO
El mandamás chivilcoyano logró así lo que no pudo hasta el momento su par de Bragado y habitual interlocutor, Vicente Gatica. La reciente reunión en el Salón Blanco municipal, con la cúpula del PJ local, presidida por Daniel Jáuregui Lorda, no pasó de un cimbronazo interno y lejos estuvo de precipitar una ruptura real.
Tampoco el reciente «coqueteo» con Daniel Disanti, edil del bloque Justicialista-Movimiento Evita, bastó para desmoronar por completo el frente peronista, que por estas horas discute la reunificación de las dos bancadas en el Deliberativo, una convocatoria que se lanzará a la vida pública, con «bombos y platillos», en cuestión de algunos días más.
En el hemisferio justicialista consideran que, incluso con la crisis del gobierno nacional a cuestas, el escenario electoral en el plano local se presenta relativamente favorable de cara a 2021, en un turno electoral en el que el oficialismo pondrá en juego las seis bancas obtenidas en 2017, un logro que parece difícil de repetir. Aún más, si es peronismo consigue llegar unido a la cita.

Guillermo Britos.
Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin