Press "Enter" to skip to content

Carne, soja y Alberto

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

El pez por la boca muere, dice el refrán. Alberto Fernández, el asado y la heladera llena.

La carne: El gobierno decidió el pasado lunes 17 cerrar las exportaciones de carne vacuna por un lapso de 30 días, según le informó a los frigoríficos exportadores. La medida había sido tomada para parar el precio de la carne.
Por supuesto, dicha medida corresponde a un error de diagnóstico, puesto que el problema del precio de la carne no es la exportación, sino que por el contrario es la inflación.
El productor recibe 190 pesos por kilo, aproximadamente. Eso representa un 23% del valor por kilo respecto del precio de la carecería o góndola. El resto está compuesto por impuesto y costos.
De toda la producción que se hace en la argentina, sólo se exporta el 20%. El resto se utiliza para el consumo interno. En cuanto a lo que se exporta es principalmente la carne termo procesada, que es la carne de baja calidad que se vende en su mayoría a Rusia y China. También se exporta la cuota Hilton que está compuesta por los cortes más caros (lomo, ojo de bife etc.); la carne llamada cuota 481, que es carne de animales con 100 días de engorde a corral y con menos de 29 meses de vida. Por último, la carne Kosher, en menor medida, se vende a Estados Unidos e Israel que es la consumida por la comunidad judía.
Según el gobierno, el precio de la carne ha aumentado debido a las exportaciones y, como ya es costumbre, culpa y castiga al sector productivo.
Lo más importante a destacar y que el gobierno no quiere reconocer es que el precio de la carne no para de subir por el mal manejo de la economía Argentina, como el resto de los precios de los alimentos: la nafta en diciembre del 2020 costaba el litro 50 pesos, y ahora cuesta 100 pesos. Tanto las vacas que se trasladan a los mercados y frigoríficos, como las reses a las carnicerías se transporta en camión, al que le aumento el combustible. De la misma forma ha aumentado la electricidad de la carnicería y todos los insumos e impuestos que son parte de la cadena y que se trasladan a los precios de góndola. Aquí está el aumento.

El gobierno vs. los productores:
Resulta en una paradoja, o quizás una licencia de tiempo limitado que el campo de le está dando a Alberto, pues por mucho menos la ex presidente Cristina Fernández de Kirchner se vio en jaque.
Hoy día el campo argentino es lo único que sostiene la débil economía del país en esta y en todas las crisis, pero no solo en lo económico sino que en lo institucional, ya que “el petróleo argentino” -el agro- está repartido en miles y miles de productores que conforman una gran clase media, y no está en las manos de unos pocos, como sucede en otros países.
Esos miles de productores están agotando su paciencia por los abusos y mal trato por parte del gobierno por lo que es deber del Presidente de la Nación corregir a tiempo la situación del desdoblamiento cambiario, la exportación de productos argentinos y la economía en general, para así no volver a un conflicto como el del año 2008 por la 125.

Carla Bruno
Pdte CCARI Bragado

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin